Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Crítica:TEATRO : '321 ... 322...'

Las parejas felices

Dos parejas, cada una en una habitación de hotel. Historias, cuentos diferentes: el político que atraviesa un trance de tentación económica contra su conciencia con la periodista que, para sonsacar una información, se hace pasar por visitadora de tarjeta visa, los dos maduros; y los dos recién casados, virgen y dudoso él, popular y rasgada ella. No hay más relación que la contigüidad de las habitaciones; la dramaturgia de Ana Diosdado y la dirección de escena de Carlos Larrañaga, además de la preparación del público para estas sintaxis relativamente nuevas del teatro, permiten que los cuatro intérpretes y sus visitantes de segundos compartan el mismo espacio sin dar lugar a confusiones.Los contrastes y las afinidades salen solos. Son, en realidad, dos comedietas barajadas. Ana Diosdado siempre se las arregla para aproximarse a personajes o situaciones que pueden pasar por actuales; y todos resultan simpáticos, atractivos y, por tanto, merecedores del final feliz que desean, y capaces de recibir de cuando en cuando pequeñas moralejas. Actrices y actores comparten ese trabajo por lo fácil, lo sentimental y lo agradable. Hay que destacar a Eva Isanta, jovencita pero con capacidad para llenar el escenario y hablar más que nadie.

321

.. 322...De Ana Diosdado. Dirección: Carlos Larrañaga. Intérpretes: Luis Merlo, Eva Isanta, Manuel Tejada, Pepe Pascual, María Luisa Merlo. Ilustraciones musicales: Teddy Bautista. Escenografía: Alfonso Barajas. Madrid. Teatro Príncipe-Gran Vía, 1 de febrero.

Y eso que todos hablan incesantemente. Con agrado del público, eso sí.

Vista la obra el sábado por la tarde, los espectadores tenían en su mayoría la edad de la razón, de muchísima razón; y se sintieron felices.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 4 de febrero de 1991