Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Rubert de Ventos obtiene el Josep Pla con una obra basada en su experiencia de diputado

La obra El cortesá i el seu fantasma (El cortesano y su fantasma), del filósofo y eurodiputado socialista Xavier Rubert de Ventós, fue galardonada anoche con el Premi Josep Pla de narrativa en catalán, dotado con un millón de pesetas. La obra había sido presentada al premio con el título Un fantasma i mig (Un fantasma y medio) y bajo el pseudónimo de Lluís Santaló. Un total de 27 originales se habían presentado a la actual edición del premio, que se otorgó por primera vez en 1968 y que publica Editorial Destino."No es exactamente una novela, aunque tampoco sé a qué género pertenece", manifestó ayer Rubert de Ventós. La obra se basa en las notas tomadas por el filósofo durante su etapa como diputado en Madrid. "A partir de estas notas he fantaseado", aclaró. "En la obra hay fragmentos de ficción y fragmentos que no lo son", agregó. "Hay momentos en los que hay un diálogo con un fantasma, y también con un superego. Es un género de fronteras no muy claras, que no sé dónde situar".

El trabajo de un verano

La obra, de unas 200 páginas, trata de crear una fantasía a partir de un hecho plausible. El protagonista, P. ("no se sabe si de parlamentario, de penjat (colgado) o de periférico", precisa Rubert de Ventós), llega al Congreso de los Diputados y trata de adaptarse, se siente desconcertado y decide tomarse como síntoma.

El trabajo fue escrito durante el verano de 1989 en Empúries. "Fue un verano fotut (fastidiado)", recordó ayer Rubert de Ventós, "ya que en lugar de ir a la playa, por ejemplo, trabajaba a un ritmo de ocho horas diarias". Y eso, durante unlles y medio. El sacrificio, en cualquier caso, fue relativo: "Trabajo mejor en verano; el invierno me deprime", aseguró.

Rubert de Ventós considera su presentación al premio como un tributo a su tío [Joan Teixidor, fundador de la editorial Destino], "que fue mi maestro", dijo, y "a Josep Pla, que también lo fue". "Cuando escribía el libro estaba leyendo a Pla, y esto, sin duda, se notará. Si te descuidas, Pla te infecta, en el buen sentido de la palabra, claro", añadió. El filósofo y eurodiputado afirmó, en tono jocoso, que considera el premio "un caso claro de tráfico de influencias", en alusión a la presencia de su tío en el jurado.

Xavier Rubert de Ventós, nacido en Barcelona en 1939, fue diputado en el Congreso por el Partit dels Socialistes de Catalunya entre 1982 y 1986 y, desde 1987, lo es en el Parlamento Europeo. Discípulo de los filósofos Aranguren, Valverde y Sacristán, Rubert de Ventós ha sido profesor en las dos universidades de Barcelona y en la Escuela de Arquitectura, donde se convirtió en catedrático de Estética.

En 1976 fue uno de los fundadores del Col.legi de Filosofía. Ha publicado numerosos libros, en su mayoría clasificables en los apartados de filosofía y estética.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 7 de enero de 1991