Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

EE UU levantará la prohibición de entrada al país de los enfermos de sida

Estados Unidos levantará la prohibición que impide entrar en este país a un extranjero enfermo de sida. El doctor Louis W. Sullivan, secretario de Salud, anunció el jueves por la tarde que el sida será excluido de la lista de enfermedades que obra en poder de los servicios de inmigración. La única afección vírica que figurará en la lista será la tuberculosis infecciosa, cuyo virus, muchas veces mortal, se contagia con un simple contacto casual. La medida propuesta por Sullivan tiene que contar con el visto bueno del Departamento de Estado.La inclusión del sida entre la docena de desórdenes infecciosos de la lista ha provocado continuas protestas entre los grupos homosexuales y de derechos civiles norteamericanos y marcó el desarrollo de la VI Conferencia Internacional sobre el Sida, del pasado mes de junio, en San Francisco (California). Durante el encuentro se registraron protestas por los problemas para entrar en EE UU de asistentes y algunos conferenciantes infectados por el sida. El reglamento de inmigración se convirtió de hecho en uno de los temas claves del encuentro, hasta el punto de que las organizaciones no gubernamentales de enfermos de sida y varios países boicotearon oficialmente el mismo.

La propuesta de Sullivan, que deberá ser respaldada y aprobada por el servicio de inmigración del Departamento de Estado, no entrará en vigor hasta el 1 de junio del presente año. Hasta entonces, todas las personas infectadas continuarán inmersas en esta prohibición.

Las organizaciones homosexuales y de enfermos de sida en EE UU no poseen estadísticas que indiquen cuántos extranjeros han resultado afectados por esta prohibición, que ha convertido el país en una gran isla de Hellis para afectados por el virus.

Voces en contra

Algunos legisladores han levantado su voz contra el anuncio de Sullivan. El senador Jesse Helins, de Carolina del Norte, autor de la propuesta que hace dos años permitió al Congreso aprobar el reglamento vigente y reciente protagonista de la polémica propuesta contra el arte obsceno, y el congresista californiano William E. Dannemeyer, ambos republicanos, se han opuesto al proyecto.

El anuncio no sólo ha sido recibido con optimismo por los grupos de derechos civiles. El senador demócrata por Massachusetts Edward Kennedy se ha alegrado también del anuncio del levantamiento de la prohibición, que el político consideraba "discriminatoria".

David Rogers, copresidente de la Comisión Nacional del Sida, formada por orden presidencial con la aprobación del Congreso, ha calificado la medida como "un buen paso científico que significa el fin de un reglamento embarazoso para este país".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 5 de enero de 1991

Más información

  • SANIDAD