Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Aziz se reunirá con Baker en Ginebra el día 9

Irak aceptó ayer la última propuesta de diálogo de EE UU, tras 24 horas de suspense. El ministro iraquí de Asuntos Exteriores, Tarek Aziz, se reunirá el próximo miércoles en Ginebra con su homólogo estadounidense, James Baker. El propio Aziz informó anoche a la agencia de noticias Ina que ya había transmitido su respuesta a Washington. "Irak, al margen de la opinión pública y de las normas y prácticas entre los países, pero sin olvidar la postura de la Administración norteamericana y sus malas tácticas, ha respondido positivamente a la propuesta norteamericana", declaró Aziz.

El jefe de la diplomacia iraquí dijo textualmente: "Hemos notificado a la parte estadounidense nuestra aprobación a la convocatoria de una reunión entre el ministro norteamericano Baker y yo mismo, el 9 de enero en Suiza". Washington ha dejado claro que la entrevista, que se celebrará cuando falten apenas seis días para que se cumpla el ultimátum de la ONU, no incluirá "ni negociaciones, ni compromisos, ni intentos de salvar la cara, ni recompensas por la agresión".El presidente iraquí, Sadam Husein, aprobó el viaje a Ginebra de su ministro a pesar de sus deseos de convertir cualquier posible diálogo con EE UU en un foro para vincular todos los problemas de la región. Sadam consultó para su decisión al Consejo del Mando de la Revolución, reunido poco antes del anuncio iraquí.

De acuerdo con el plan norteamericano, Baker intentará que Irak obedezca las resoluciones del Consejo de Seguridad de la ONU para evitar una guerra. También está previsto que el secretario de Estado remita a Aziz una carta de George Bush para el máximo líder iraquí.

Durante todo el día de ayer se mantuvo la incógnita sobre el carácter de la respuesta iraquí. El tono de los editoriales de prensa y la actividad administrativa mantuvieron la línea dura de las últimas semanas. El diario del Ministerio de Defensa, Al Qadisiya, volvió a repetir que Bagdad "no cederá una sola pulgada de territorio kuwaití". Estas soflamas propagandísticas se subrayaron con las informaciones de los servicios secretos norteamericanos que dieron cuenta de un reforzamiento de las tropas iraquíes al oeste de Kuwait.

En una entrevista concedida a Michel Vauzelle, presidente del Comité de Asuntos Exteriores de la Asamblea Francesa, el jefe de la diplomacia iraquí, tampoco mencionó el jueves la propuesta norteamericana. Al menos, eso es lo que se desprende de la breve información sobre la reunión facilitada por Ina, que no aclara si los dos políticos se vieron antes o después del anuncio ole Washington. Aziz reiteró "la postura fundamental e inamovible de Irak, que requiere el tratamiento de todos los problemas de la región, con la cuestión palestina al frente, sobre bases de justicia, y por medios pacíficos y de diálogo".

Por otra parte, no ha habido signos de una nueva iniciativa árabe de paz tras la cumbre cuatripartita celebrada anteanoche en Libia. Los presidentes de Egipto, Siria y Sudán regresaron en la madrugada de ayer a sus respectivos países sin que nada permita considerar que sus intercambios de opiniones con Muamar el Gadafi, hayan cuajado en una acuerdo concreto.

Aunque la agencia oficial de noticias libia, Jana, calificara de éxito la minicumbre, el propio Gadafi era consciente de las limitaciones y reconoció ante la prensa poco antes de la reunión, que la solución está "en las manos de Irak". Aún así, el líder libio intentó la audacia de buscar "una posición común" entre cuatro países con enfoques divergentes del asunto.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 5 de enero de 1991

Más información

  • Irak acepta la propuesta de diálogo de Bush "al margen de las malas tácticas de EE UU"