Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

"Amplitud de fraude y evasión fiscal" en España

"La amplitud del fraude y la evasión fiscal" es el principal aspecto negativo de la economía española, según subraya el informe de fin de año de la OCDE. La "expansión notable de la capacidad de producción industrial desde 1986" es, por el contrario, el factor que despierta la admiración de los expertos de esta organización internacional. La OCDE espera del Gobierno español la continuidad de una política monetaria y presupuestaria restrictiva.La OCDE cree que España será uno de los países occidentales que en 1991 continuarán la tendencia a reducir el desempleo, aunque a un ritmo mucho menos importante que en los últimos años. El índice de paro podrá pasar del 16,2% calculado por la OCDE en 1990 a un 16%. En cualquier caso, seguirá siendo de los más altos del mundo occidental.

Una reducción del consumo público y privado y una tasa de inflación ligeramente superior a la del año que está a punto de culminar, caracterizarán, de cumplirse las previsiones de la organización, el próximo año económico español.

Para 1991, la OCDE prevé aumentos salariales en torno al 6,5% en España, lo que sumado a la compensación retroactiva de la superación del índice de inflación previsto para 1990, podría llevar la progresión de la remuneración media a un 7,25%. Asimismo, prevé un aumento del PIB del 2,7% y del 3% para los dos proximos años.

La OCDE constata una recuperación de la productividad del trabajo, por lo que el aumento de los costos unitarios de la mano de obra deberá perder velocidad. Esta desaceleración, conjugada a una ligera compresión de los beneficios, deberá reducir las fuentes interiores de inflación.

La orientación restrictiva de la política monetaria y presupuestaria, conjugada a la recesión de la demanda debida al encarecimiento de la factura petrolera, se traducirá, probablemente, por una desaceleración de todos los componentes de la demanda interior.

La expansión de la inversión de las empresas será frenada por el costo elevado del crédito y una pérdida de velocidad de la inversión extranjera. Bajo el efecto de la disminución de la presión de la demanda interior, el crecimiento de las importaciones debe desacelerarse.

La OCDE también recomienda que se reduzcan las indemnizaciones demasiado altas con el fin de reducir la segmentación del mercado laboral. En ese sentido, el informe afirma que el Gobierno debiera controlar mejor la ley que regula la contratación laboral.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 21 de diciembre de 1990