Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Crítica:CINE

Las trampas del éxito

El mismo título de esta película —muy diferente del original, que podría traducirse por "estímulo" o "empujón"— alude a la turbia historia de las relaciones entre los dos intérpretes, James Woods y Sean Young, fuera de la pantalla, con una compleja red de acusaciones y descalificaciones mutuas que, al parecer, han intentado descalificar a la joven actriz.

The boost no es la última realización de Harold Becker —aunque se estrene ahora, después de Melodía de seducción (Sea of love ) —, pero constituye el empeño decidido de varios amigos, el guionista Darryl Ponicsan, enamorado del libro de Benjamin Stein, y el actor James Woods. Todos ellos buscaron la forma de llevar a la pantalla esta historia, lo que no debió de resultar demasiado fácil por el evidente sentido crítico, en su vertiente social más inmediata, de la narración, aunque es preciso confesar que el filme definitivo carece de la rotundidad y de la precisión que podría haber alcanzado. La película cuenta la ascensión de un yuppie arquetípico, un profesional de las finanzas norteamericanas que usa todos los medios a su alcance para medrar, arrastrando a su joven y bella esposa en su caída.

Impulso sensual (The boost)

Director: Alan Parker. Intérpretes: Brad Davis, Randy Quald, John Hurt. Drama.

Director: Harold Becker

Guión: Darryl Ponicsan, según el libro de Benjamin Stein. Música: Stanley Myers. Intérpretes: James Wood, Sean Young, Steven Hill, John Kapelos, Kelle Kerr. Estreno. Cine Madrid.

La droga; la necesidad de fingir y disimular para conseguir mejores clientes; la presión que empuja, inevitablemente, al engaño, a condición de mejorar, están descritos con un cierto cuidado, pero el conjunto no llega a tener la mínima cohesión exigible.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 6 de diciembre de 1990

Más información

  • 'IMPULSO SENSUAL'