Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Entre el campo y la ciudad

La oposición de los ministros de Agricultura a la propuesta de la Comisión para reducir los subsidios agrícolas deja la fecha del 3 de diciembre en la cuerda floja. Éste es el día previsto para la reunión final de la Ronda Uruguay del GATT. Aunque nadie quiere ahora responsabilizarse de su eventual fracaso, el ministro de Agricultura alemán, Ignaz Kiechle, aseguró ayer que "si tuviera que elegir entre destruir el 70% de la agricultura de la RFA y un completo bloqueo del GATT, me inclinaría por lo segundo". Esta "inclinación" del titular de Agricultura alemán no es en absoluto compartida por su compañero de Gabinete en Comercio, quien también ayer se mostró firmemente partidario de la propuesta de la Comisión para reducir los subsidios.Sin llegar a este extremo de falta de compenetración dentro de un Gabinete, los ministros de Economía y Agricultura españoles hicieron ayer una lectura muy distinta del parón al recorte de los subsidios. A juicio de Carlos Solchaga, "el parón del Consejo de Agricultura era esperable" y se produce "para ver cómo reacciona Estados Unidos". Con todo, según el titular de Economía, esta postura se corregirá a tiempo para que la CE no aparezca como el responsable de un eventual fracaso de la Ronda Uruguay. La CE, en su opinión, va a negociar".

La visión que mostró Carlos Romero de la situación es ligeramente distinta. Aunque el titular de Agricultura español no quiso "descubrir ninguna carta", sí aseguró que el actual esquema es innegociable".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 9 de octubre de 1990