Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Supremo inhabilita a Barreiro para ejercer cargos públicos durante 6 años,

La Sala Segunda del Tribunal Supremo ha revocado la sentencia que absolvió al ex vicepresidente de la Xunta de Galicia José Luis Barreiro y le ha condenado a seis años y un día de inhabilitación especial para ejercer cargos públicos por las "muy graves irregularidades" cometidas en la concesión del juego de boletos al representante de una sociedad no constituida. Barreiro consideró la condena como "la situación anunciada tras una maniobra perfectamente instrumentada para eliminar a un señor de la vida política".

La condena de inhabilitación especial para cargos públicos implica, además de la privación del cargo o empleo, la incapacidad para obtener otros análogos durante los seis años y un día a que Barreiro ha sido condenado como autor de un delito consumado de prevaricación (dictar a sabiendas una resolución injusta).La sentencia del Tribunal Supremo estima en lo sustancial el recurso del Ministerio Fiscal y critica el fallo absolutorio de la Audiencia de La Coruña, "que con el relato histórico de los hechos, debió llegar a un pronunciamiento condenatorio".

La autorización otorgada por Barreiro a Juan Carlos Olano, representante de la Sociedad General del Juego de Galicia (SGJG) para la explotación del juego de boletos se realizó, según el Supremo, "sin ningún tipo de publicidad, requisito indispensable para este tipo de actos". El alto tribunal considera "inexplicable", que la concesión a favor de Olano se hiciera "antes de la promulgación y entrada en vigor de la ley que iba a regular dicho juego en Galicia, y en representación de una sociedad todavía inexistente".

Barreiro, según la sentencia redactada por el presidente de la Sala Segunda, Enrique Ruíz Vadillo, conocía "perfectamente" todas estos extremos e hizo la concesión "después de una visita del interesado, recomendado por tercera persona a la que no afecta esta sentencia".

En vista de las muy graves irregularidades" en las que incurrió el procesado, -explica el Supremo- se procedió a dejar sin efecto la concesión, "pero no para rectificar y deshacer el camino mal andado, sino para volver a la misma solución, con una apariencia de mayor corrección formal que tampoco se consiguió".

La debatida cuestión de si la Sociedad General del Juego de Galicia (SGJG), a la que representaba Olano, estaba constituida o no, lo resuelve el Supremo afirmando que sin inscripción en el Registro "no hay sino una asociación o un contrato preparatorio". "No es concebible" añade la sentencia, "que una concesión de esta naturaleza y envergadura se dé a quien dice representar a una sociedad no nacida, sin comprobar y constatar al menos la realidad subyacente".

"No había en este supuesto constitución real de la sociedad, no había poder para actuar en su nombre y todo ello se silenció para evitar que, si se exteriorizaba, la concesión no pudiera llevarse a cabo, lo que se hizo a plena conciencia, esto es, a sabiendas de su injusticia", insiste la Sala.

Tampoco hubo, según la sentencia, informe vinculante del Ministerio del Interior sobre el problema de orden público y seguridad ciudadana, todo lo cual "conduce al convencimiento de la malicia del procesado al dictar las respectivas resoluciones".

"He perdido la partida"

Jose Luis Barreiro calificó su condena como una "situación anunciada" y admitió que ya está "eliminado de la vida política". "Una vez constatado este hecho" añadió, "no me queda más que reconocer que yo he perdido la partida", informa desde Santiago de Compostela.El secretario general de Coalición Galega, cargo que abandonará en el próximo congreso del partido para dedicarse a su profesión de sociólogo, aseguró que no quería hacer "análisis victimistas" del fallo judicial: "Tampoco me considero tan importante como para creer que el Tribunal Supremo ha entrado en algún tipo de conspiración", señaló Barreiro, quien insistió, sin embargo, en que su proceso ha sido "más político que judicial".

Ni el presidente de la Xunta, Manuel Fraga, ni ningún otro miembro de su partido quisieron ayer hacer comentarios sobre la sentencia, mientras los partidos de la oposición parlamentaria coincidieron en recordar que los hechos por los que se condena a Barreiro fueron cometidos cuando éste ocupaba la vicepresidencia en un Gobierno de la desaparecida Alianza Popular.

Fuentes próximas a la dirección del PSOE gallego manifestaron que la conducta de Barreiro "no fue ni investigada ni aclarada en su momento por Manuel Fraga o por alguno de los miembros de aquel Gobierno conservador". El diputado del Bloque Nacionalista Galego, Bautista Álvarez, dijo que también existe responsabilidad política "en el partido que le propuso para los cargos que ocupaba".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 22 de septiembre de 1990

Más información

  • El ex vicepresidente de la Xunta actuó "con malicia"