Semprún anuncia que Francia dona a España dos cuadros de la herencia Picasso

Una de las obras irá al museo del pintor en Barcelona, y la otra, al Reina Sofía, de Madrid

El ministro de Cultura, Jorge Semprún, anunció ayer en París que Francia donará a España dos cuadros de Picasso, Homenaje a los españoles muertos por Francia, pintado después de la II Guerra Mundial, y Los tejados de Barcelona, pintado en los años veinte. Las dos telas serán entregadas por el presidente Mitterrand al presidente del Gobierno español durante la próxima cumbre hispano-francesa. Ambas fueron apartadas de la donación con la que Catherine Hutin paga al Estado francés los derechos de sucesión de la herencia de su madre, Jacqueline, viuda de Picasso, muerta en 1986.

El resto de las creaciones que pasan ahora a enriquecer las colecciones públicas francesas, componen una exposición en el Grand Palais de París, que fue inaugurada ayer por el ministro español y por su colega francés, Jack Lang, y que a juzgar por las colas que ocasionó en su primer día de existencia promete ser una de las más visitadas de¡ otoño.Semprún comentó que por una condición expresa fijada en la donación, Los tejados de Barcelona irán al Museo Picasso de Barcelona, y Homenaje a los españoles muertos por Francia pasará a formar parte de los fondos del Museo de Arte Contemporáneo Reina Sofía de Madrid.

Interrogado sobre la gran cantidad de picassos que se exponen con carácter permanente fuera de España, Semprún dijo lamentar sobre todo que durante 40 años hubiese habido una dictadura en España que impidió al pintor malagueño vivir y trabajar en su país.

Por su parte, Lang explicó que Mitterrand había escrito "una carta a Felipe González para proponerle ofrecer a España dos obras de esta colección".

Polémica

Sobre la polémica creada a la muerte de Jacqueline Picasso Semprún consideró que no había ninguna razón para volver a ella, aunque afirmó que, en efecto, había un "deseo personal" de Jacqueline de que "una parte" de su colección fuese a España, pero "mientras exista la propiedad privada...".Paloma Picasso asistió al acto y, como el resto de las personalidades que se encontraban en el Grand Palais, desapareció muy pronto, para celebrar en un cóctel a puerta cerrada la nueva propiedad del Estado francés; que, en el palabras de Semprún, "es una ínfima parte de la herencia de Jacqueline Picasso" y "una parcela muy bien elegida de la obra" inmensa del pintor.

Se trata de la segunda dacion de las obras de Picasso al Estado francés. La primera de ellas, cuantitativamente más importante, se produjo hace 11 años y saldó con la Hacienda francesa la herencia de los herederos directos del pintor. Las dos donaciones se acogen a una ley propuesta en 1968 por el entonces ministro de Cultura André Malraux, con objeto de proteger el patrimonio nacional francés.

El conjunto de obras recibido por el Estado francés representa "todos los aspectos de la creación del artista durante un largo período que se extiende desde 1896 hasta los últimos años de su vida", según declaró Lang al conocerse. su contenido. El tesoro de la colección, según la dirección de los museos de Francia, lo constituyen los 24 cuadernos de dibujos que figuran en ella y se completa con las 47 pinturas, las dos esculturas, los 40 dibujos, las 19 cerámicas y los 247 grabados y litografías que la integran.

Entre las obras más importantes para Francia figuran Retrato de Corina Pere Romeu, realizado en Barcelona en 1902, un período en el que los fondos del Museo Picasso de París, a diferencia del de Barcelona, no está muy completa.

La dacion de la herencia de Jacqueline servirá también para rellenar un importante vacío en estas colecciones públicas, donde la firma de Picasso abunda sobremanera, pero donde hasta ahora no había ningún retrato de la que fue su compañera durante 19 años, desde que en 1954 se conocieron en Vallauris.

Mercado del arte

Por otro lado, ayer por la mañana el ministro español de Cultura se entrevistó en Bruselas, en la sede de la Comisión Europea con los comisrios encargados del mercado interno, Martin Bangeman, y de asuntos culturales, Jean Dondelinger. Jorge Semprún discutió con los comisarios una propuesta del órgano ejecutivo de la CE para adaptar el mercado del arte a la Europa sin fronteras de 1992.La propuesta quiere garantizar el principio recogido en el tratado fundacional de Roma sobre la protección de los patrimonios artísticos nacionales de los Estados miembros, informa Efe. Un portavoz de la comisión indicó que la reunión sirvió para clarificar algunas dudas relativas a la iniciativa de Bruselas, que los doce ministros de Cultura de la Comunidad Europea examinarán por primera vez el próximo mes de octubre en una reunión informal en Roma, y en la que tendrán que ponerse de acuerdo sobre la determinación de lo que se considera patrimonio cultural de una nación.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0012, 12 de septiembre de 1990.