GUERRA EN EL GOLFO

El rey Hussein intenta recuperar su imagen de conciliador

El rey Hussein de Jordania intenta estos días, con su visita al Magreb y a varios países de la Comunidad Europea, recuperar su papel de hombre moderado y conciliador, dañado por su actitud proiraquí en la crisis del golfo Pérsico. Ayer, el monarca hachemí llegó a Túnez, donde se entrevistó con el presidente Ben Alí. Poco antes, su anfitrión había recibido un mensaje del rey Fahd de Arabia Saudí, quien está llevando de forma personal una campaña en apoyo del depuesto emir de Kuwait, je, que Yaber al Ahmad al Sabah.Al anunciar su gira por varias capitales europeas, entre ellas Madrid, adonde llegará el jueves, el monarca jordano da la impresión de querer compensar, de alguna manera, la desilusión que ha provocado en Occidente su postura.

Para los observadores, el rey Hussein se ha dado cuenta de que su negativa a condenar al régimen iraquí va a acarrearle, a la larga, más preocupaciones que beneficios, y su país, sumido en una grave crisis económica, no puede prescindir del testo del mundo.

Con la convicción de que aún es posible encontrar una solución conveniente, tanto para el mundo árabe como para el resto de la comunidad internacional, la diplomacia jordana vende la idea de que su monarca es un interlocutor privilegiado del presidente iraqui.

A nadie se le esconde que su respaldo al régimen de Bagdad se ha traducido en un enfriamiento de relaciones con Arabia Saudí y Egipto. Estos dos países enviaron ayer a Francia a dos de sus dirigentes: el ministro de Estado de Exteriores, Butros Gali, en el caso egipcio, y el titular de Exteriores, Saud al Feisal, en el caso saudí.

Liga Árabe

Por otra parte, los mensajes del rey Fahd han dado su fruto y ya se ha logrado el quórum para la reunión, pasado mañana, de la conferencia ministerial de la Liga Árabe, solicitada por Egipto y Siria.

De acuerdo con la carta fundacional de ese foro, se requiere'una mayoría simple de los 21 miembros para que la convocatoria sea firme.

Sadam Husein parece dispuesto a participar en el juego diplomático. Tras haber invitado, de manera informal, a Bagdad al secretario general de la ONU, ayer solicitó la mediación de Yugoslavia, que presidente el movimiento de los no alineados.

[El presidente iraquí recibió ayer al líder de la Organización para la Liberación de Palestina (OLP), Yasir Arafat. Ambos se manifestaron "totalmente de acuerdo sobre la necesidad de luchar contra la presencia de tropas extranjeras en la región", informa France Presse].

* Este artículo apareció en la edición impresa del lunes, 27 de agosto de 1990.

Lo más visto en...

Top 50