Seis 'estrellas' de la ópera cantan en Madrid

Una antología lírica de 100 minutos se presenta mañana en la plaza de Las Ventas

Los tenores Alkedo Kraus y Luis Lima, la soprano Katia Ricciarelli, la mezzosoprano Lucia Valentini-Terrani, el bajo Ruggero Raimondi y el barítono Paolo Coni comparecieron ayer en el museo taurino para presentar Estrellas de la ópera en concierto, que montarán mañana en Las Ventas. Los acompañaba Gian Paolo Sanzogno, que dirigirá a la Orquesta Sinfónica de Madrid. Hay 17.000 entradas a disposición del público, pero los organizadores no pudieron señalar cuántas localidades se han vendido ya. Las entradas cuestan entre 300 y 8.000 pesetas, pero la mayoría vale 2.500.

Alfredo Kraus, el español del reparto, llevó la voz cantante durante la reunión. El tenor que no es artista de multitudes sino de teatros, reconoció que la ópera se ha puesto de moda en España. "Quizá se deba al abandono en que el cual estuvo durante más de 40 años. Por eso tenemos que montar esto espectáculos masivos", indicó Aseguró que le gusta mucho Tina Turner y Prince, héroes musicales del rock pop, pero que los jóvenes, cansados de estruendo, están volviendo los oídos a la ópera. "Es muy bueno que Pavarotti haya vendido 300.000 discos, pero yo me pre gunto: ¿significa esto que hay 300.000 nuevos espectadores de ópera? Eso es lo que a mí me interesa", dijo.Katia Ricciarelli expresó que el recital de mañana, que empezará a las diez de la no che, aportará "honradez" al público que asista; y que será "muy interesante" para aquellos que se encuentren por primera vez con arias operísticas.

Los seis divos circulan con naturalidad por los principales teatros de occidente y sus nombres han ilustrado algunos de los mejores carteles. En esta ocasión, compartirán el escena rio taurino pero no cantarán a unísono. Habrá solos y dúos por doquier, y un cuarteto, a lo largo de los 100 minutos que durará el recital, que está divi dido en dos partes. Ellos entonarán arias de las óperas I puritan¡, Carmen, Tosca, El barbero de Sevilla, La Traviata, Don Carlo y Fausto, entre otras. Los productores aseguraron que el sonido está garantizado, pues trabajan con los mejores equipos del mercado.

Ruggero Raimondi, el bajo, señaló que no viene a España más a menudo contra su voluntad, debido a que su calendario está repleto de actuaciones, contratadas con mucha anticipación. "Los artistas no solemos ir a donde nos gustaría, pero tengo que decir que ningún público es mejor que otro. El único público que existe es el que aplaude".

Aunque Luis Lima afirmó que los verdaderos divos fueron los compositores, Kraus sí cree que algunos cantantes de ópera son divos. "Esa palabra no indica nada malo, sino un lugar destacadísimo en la ópera. Eso atrae al público. Yo soy protestón, no me siento divo. En todo caso, que lo digan los demás".

* Este artículo apareció en la edición impresa del lunes, 27 de agosto de 1990.