Museos y archivos de Amsterdam rememoran las tradiciones marítimas

Un millar de embarcaciones pequeñas y 16 naves de tres y cuatro mástiles surcarán el puerto y los canales de Amsterdam entre el 9 y el 14 de agosto en una suerte de desfile marítimo que se celebra cada cinco años, desde 1975, bajo el nombre de Sail Amsterdam (Navegar por Amsterdam). Junto al espectáculo náutico se montarán exposiciones en el Museo Tropical, el Archivo Municipal o en la sala de subastas Sotheby's, que rememorarán las tradiciones náuticas, o en la pequeña plaza de Y, donde la organización ecologista Greenpeace instalará una lancha para informar sobre la contaminación en el mar del Norte.

Los propios habitantes de la ciudad colaborarán en los festejos organizando una carrera de objetos flotantes de fabricación casera, que, si bien nada tienen que ver con la navegación clásica, muestran el ingenio de sus diseñadores. En tierra Firme, Sall Amsterdam ofrece una de las panorámicas sobre las tradiciones marítimas más completa de los últimos años.Acuarelas y óleos procedentes del Reino Unido, la Unión Soviética e incluso una versión polaca del arca de Noe, de 10 metros, se unirán a una bella muestra sobre la navegación en los trópicos organizada por dicho museo, que desarrolla la relación ancestral del hombre y el mar.

Para esta exposición ha reunido más de 40 modelos de naves, desde la más antigua, una pieza egipcia que data de hace 4.000 años, hasta los barcos piratas o el empleado por el legendario Simbad el Marino en sus viajes a China.

Con la ayuda de valiosos barcos, a veces muy pequeños, el centro muestra la ventaja de árabes y chinos sobre los europeos, que desarrollaron la navegación con gran retraso.

Los primeros inventaron lavela triangular, y los chinos, el junco de bambú, el compás magnético, el timón y los barcos de varios palos.

Todas estas creaciones fueron introducidas en Europa hacia el siglo , XIII, en tiempos de Marco Polo. Hasta que se dedicó de lleno a la agricultura, China también contaba con el buque almirante de mayor envergadura. el Zhengho, un ejemplar de 50 metros y cinco veces el volumen de la Santa,María de Cristóbal Colón.

Barcos colombinos

Tan vistosos como el barco colombino pero más modernos, el buque escuela italiano Américo Vespucio (110 metros de eslora), la réplica del Amsterdam, la nave de la Compañía Holandesa- de las Indias Orientales hundido en 1749, de 48 metros, o el argentino Libertad (100 metros) ocuparán al mismo tiempo el puerto de la ciudad.

Antiguo corazón del comercio mundial, éste aparece ahora unido a la capital holandesa. Sin embargo, todavía navegan por sus aguas petroleros hacia el mar del Norte. Sail Amsterdam espera atraer este año a cuatro millones de espectadores.

* Este artículo apareció en la edición impresa del domingo, 05 de agosto de 1990.