TERREMOTO POLÍTICO EN LOS ANDES

Alan García entrega una herencia de crisis y angustia

El 32,8% de inflación registrado en Perú el mes pasado volvió a confirmar que este país sufre las consecuencias de una hiperinflación desbocada que para muchos es la más prolongada en el mundo. El índice anual llega ya al 3.000%. y en el quinquenio que concluye, el próximo 28 de julio, alcanzará niveles desmesurados: millón y medio por ciento.El carácter populista y caudillista que adoptó el Gobierno del presidente García no logró remontar la acumulación de errores que ahora se perfilan con más nitidez. La deuda externa peruana -hoy cercana a los 20.000 millones de dólares- creció lo mismo que la tensión entre acreedores y país deudor. Más tarde, en agosto de 1987; el intento de nacionalizar el sistema financiero privado peruano provocó nuevos roces entre el empresariado nacional, y el mandatario, con un saldo de desconfianza y ataques entrela derecha local y el propio presidente y su Administración.

Las reservas internacionales netas han ido disminuyendo y, sólo en el primer trimestre de este año, pasaron de 457 millones de dólares a 60 millones. Siete millones y medio de personas han perdido un 60% del valor de sus ingresos y si el PIB del año pasado fue de menos 10,2%, para este año se calcula que tendrá un crecimiento de sólo 0,2%.

Pero no sólo lo económico hace agua. La pobreza y los índices de violencia política y narcotraficante también. Un tercio del país se halla hoy en estado de emergencia y militarizado. En los últimos tres años Perú ostenta el triste récord mundial de tener el mayor número de detenidos desaparecidos en el planeta.

Por otra parte, casi 20.000 personas han muerto en diez años desde que apareció Sendero Luminoso y las pérdidas ascienden a 17.000 millones de dólares. Y otro aspecto terrible en el país: cada año mueren 85.000 niños antes de cumplir los cinco años.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS