Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Angela Molina rechaza protagonizar 'Las edades de Lulú' porque "es un 'porno"

La actriz ha tomado la decisión 10 días antes de comenzar el rodaje del filme de Bigas Luna

Ángela Molina no protagonizará la versión cinematográfica de la novela erótica Las edades de Lulú que va a rodar Bigas Luna. La actriz, a falta de 10 días para comenzar el rodaje, ha decidido rescindir su contrato porque, según dijo ayer, le habían vendido "una historia de erotismo elaborado que, a la hora de la verdad, es un porno". El productor, Andrés Vicente Gómez, afirma que va a querellarse contra la actriz, y que el rodaje no se aplazará y comenzará el día 28 en Madrid con otra actriz, posiblemente una escultural joven italiana llamada Francesca Neri.

El mito de Lulú, versión Pabst, siempre estuvo rodeado de escándalo. La Lulú escrita por Almudena Grandes en su libro erótico no provocó rasgaduras de vestimentas, sino más bien 100.000 ejemplares vendidos en España, pero la noticia de que Bigas Luna "no pensaba hacer una película de erotismo blando" -tal y como declaró a este periódico-, sino respetar las duras escenas de la novela y con Ángela Molina de protagonista, sí que resultaba más sorprendente.A finales de la semana pasada ha surgido la polémica, pues Ángela Molina ha decidido finalmente no rodar la película. "La semana pasada, Ángela estuvo haciendo unas pruebas de vestuario y se echó a llorar diciendo que no podía hacer la película, pese a tener un contrato firmado y a falta de 10 días de comenzar el rodaje", afirma el productor Andrés Vicente Gómez.

"Lo que ha hecho no tiene ninguna excusa, porque ha tenido mucho tiempo para pensárselo, ha estado ensayando con Bigas Luna y las escenas no son tan escabrosas", añade. "Yo creo que ha influido que su marido, Hervé Timarché, va a rodar una película a finales de julio y ella va a ser la protagonista, y que en el fondo le ha dado miedo hacer de Lulú".

Ante la pregunta de cómo de escabrosas eran las escenas previstas para Ángela Molina, contesta el productor: "Los actores actúan con su cuerpo, y no es la primera vez que ella sale desnuda. Desde que la desnudó Buñuel, Ángela no ha parado de salir desnuda en las películas. Además estaba previsto que en las escenas de primeros planos, donde se le notaban los años, iba a haber una doble".

Por su parte, Ángela Molina, sin pedir disculpas ni desmentir los hechos, da una versión diferente: "No me quiero disculpar de nada. No hago la película porque no nos hemos puesto de acuerdo en el desarrollo de la historia, y como en el contrato había una cláusula que me permitía retirarme si no estaba de acuerdo con cada punto del guión, pues lo he hecho".

La hora de la verdad

Respecto a la preguna clave de qué ha pasado para que durante siete meses haya estado dispuesta a hacer la película y cuando faltan sólo 10 días para comenzar el rodaje haya dicho que no, replica la actriz: "He hecho alrededor de 60 películas y nunca me había pasado esto. La razón de que haya ocurrido así está en que una cosa es tenerlo claro en la teoría y otra cosa es cuando se acerca la hora de la verdad. Cuando ha llegado la hora de la verdad, los ensayos, he visto que yo no era la actriz que podía hacer ese personaje".

Concretando más, Ángela Molina explica: "No lo he dejado por los desnudos, sino por las situaciones, porque yo estoy harta de hacer desnudos. El porqué finalmente lo he dejado ha sido porque yo conocía esta novela y me gustaba de ella lo que tenía de aprendizaje de la vida de una mujer desde los 14 a los 25 años. La otra parte, la del aprendizaje sexual, me interesaba menos".

"Tras las sucesivas versiones del guión, y cuando hemos empezado los ensayos, notaba que la película se convertía en un muestrario de sueños eróticos de una mujer llevados a la práctica, y, vamos, en una película porno", continúa la actriz, que, a la pregunta de si se ha sentido engañada por Bigas Luna, contesta: "Pienso que no nos hemos entendido, y que, seguramente, yo le he entendido mal, que hablábamos lenguajes diferentes. En Lola ya tuvimos discusiones él y yo, pero trabajábamos muy a gusto, y yo pensaba que aquí ocurriría lo mismo y nos iríamos aproximando. Pero, al final, lo que a mí me ocurría era que notaba que la película derivaba al porno, y yo me preguntaba ¿en qué barco me he metido? Yo le había dicho seis o siete veces que me sentía mal en el papel, y como he sentido que no me entendían, por eso me he ido".

El director Bigas Luna ha de linado hacer comentarios, aunque fuentes próximas a él afirman: "Ángela se asustó con el papel. Nuestra reacción ahora es salvar la película y mantener las fechas del rodaje".

El guión de Las edades de Lulú ha sido escrito por Bigas Luna en colaboración con la autora de la novela, Almudena Grandes. Según explicó el el cineasta a este periódico, Ia versión cinematográfica será bastante fiel a la novela, aunque cambiaremos el orden de la narración, y en lugar de constantes flash-back, situaciones en que la protagonista vive sus diferentes edades, la película va en sentido lineal, comenzando con una Lulú adolescente que se va haciendo mujer".

Mónica Molina, tampoco

Ahora, tras el abandono de Ángela Molina, también sale de la película su hermana Mónica. La primera iba a hacer de Lulú mujer, y la segunda, de Lulú joven. Al despedirse la primera, la productora ha anulado el contrato de la segunda.

"No me importa porque, desde un principio, si no lo hacía Ángela, yo tampoco. A mí también me daba miedo hacerla porque había escenas muy fuertes que yo nunca he hecho ni tengo ningún interés en hacer", dice Mónica Molina.

Al no estar en la película ambas actrices -que, además de hermanas, tienen en común un gran parecido físico-, productor y director de la película han optado por buscar una actriz que pueda intepretar los dos papeles de Lulú.

Aunque todavía está por confirmar, la sustituta de ambas Molina puede ser una escultural joven actriz italiana llamada Francesca Neri.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 22 de mayo de 1990