Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Instituto de Eurofórum recupera un edificio histórico en San Lorenzo

San Lorenzo de El Escorial

Un edificio de San Lorenzo de El Escorial, construido por Juan Villanueva en el siglo XVIII, y en el que residieron los hermanos de Fernando VII , será rehabilitado antes de 1992 por el Instituto Universitario Eurofórum y se utilizará como sede de formación para directivos de empresa de toda España. También será la sede de los cursos de verano de la Universidad Complutense de Madrid. El coste de la recuperación del edificio ascenderá a 2.500 millones de pesetas.Para el presidente de Eurofórum, Manuel Rodríguez Casa nueva, la recuperación de La casa del infante i Casa Peláez significa la "recuperación de un monumento nacional, que nunca tuvo una verdadera utilización". "El Instituto estará en conexión con otros europeos y será sede de lo cursos de verano de la Complutense", añade Rodríguez. Está previsto que la constructora sueca Reinhold, que lleva a cabo las obras, finalice la rehabilitación en junio de 1991. En el proyecto millonario, dentro de los 400 metros cuadrados construidos, se contemplan, entre otras cosas, 300 habitaciones y un auditorio para unas 400 plazas.

Eurofórum utiliza como sede en la actualidad el que fue en los años cuarenta el mejor hotel de montaña de Europa, el Felipe II, propiedad de la familia Mollinedo. En él se han celebrado en los últimos dos años los cursos de verano que organiza la Universidad Complutense de Madrid.

Según cuenta el periodista y escritor Juan Losada, erudito de la historia de San Lorenzo de El Escorial, el edificio de Juan Villanueva se lo compró un empresario madrileño a José Peláez, que era su propietario a mediados del siglo pasado. En 1963 pasó a manos del Patrimonio Nacional. Losada estima que la operación se elevó a "unos 10 millones de pesetas". La última propiedad de la finca la tuvo el Patrimonio del Estado, que ha sido el que ha llevado a cabo la operación de compraventa con Eurofórum.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 20 de mayo de 1990