Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La obra del precursor del pop Edward Ruscha se exhibe en la Fundación Caixa de Pensions

Las galerías barcelonesas Joan Prats y Aftgràfic exponen también obras suyas

La obra del pintor norteamericano Edward Ruscha (Omaha, 1937) será objeto de atención especial en Barcelona durante las próximas semanas a través de una exposición retrospectiva inaugurada anoche en el Centro Cultural de la Caixa de Pensions y a sendas exhibiciones de obra pictórica sobre papel y grabados que se abren hoy en la galería Joan Prats y en la sala Artgràfic. Considerado un adelantado del pop y un precursor de las corrientes neoconceptuales de algunos jóvenes artistas norteamericanos, Ruscha destaca la influencia en su obra de la civilización norteamericana, especialmente de la Costa Oeste, pero afirma que su objetivo es desmontar la función tradicional de la pintura y ofrecer una descripción irónica de la realidad.

La exposición inaugurada ayer en el centro Cultural Caixa de Pensions se prolongará hasta el 15 de julio. En ella se muestran unas ochenta obras del artista, de las que sólo unas pocas corresponden a su producción de los años 60 y principios de los 70, en tanto que la mayoría pertenecen al período 1978-88. Las exposiciones de Joan Prats y Artgràfic son también (le obra reciente.Antes de su paso por Barcelona, el conjunto de obras que pueden verse desde hoy en el Centro Cultural de la Caixa de Pensions fueron exhibidas con gran éxito de público en el Centro Pompidou de París y, posteriormente, en el Museo Boymans-van Beuningen de Amsterdam. Tras la clausura de la exposición barcelonesa, el 15 de junio, esta muestra se trasladará a la Serpentine Gallery de Londres y, más adelante, al Muscum of Contemporary Art de Los Ángeles (MOCA).

Edward Ruscha ha conocido un reconocimiento tardío de su obra, que en la actualidad se equipara a la de Andy Warhol, pero ya desde los años 60 sus creaciones alcanzaron notoriedad por su carácter de provocación icónica y verbal, sin abandonar las coordenadas de la pintura, pero adaptando a ella elementos procedentes de la estética publicitaria e industrial, e intercalando en sus visualidades palabras o textos.

Imágenes con palabras

Durante los últimos años, Ruscha ha prescindido cada vez más de los elementos verbales en sus cuadros. Así como en una fase de su trayectoria se dedicó a pintar grandes formatos en los que sólo aparecía una palabra o construcción verbal, sus obras de las últimas dos décadas han ido incorporando cadavez más elementos simbólicos o conceptuales."Tradicionalmente, la pintura ha tenido la funcionalidad de ser un instrumento de comunicación, de presentar una descripción del mundo; mi objetivo principal es desmantelar ese papel de la pintura tradicional, por lo que mis cuadros tienen una cierta naturaleza deconstructiva", afirma Ruscha, quien añade que "esto no equivale a prescindir por completo de los elementos descriptivos, sino que, en todo caso, implica una descripción irónica y una toma de postura previa, la utilización de la premeditación en cada cuadro, en lugar de la actitud expresionista de enfrentarse sin más a la tela en blanco".

Ruscha reúne la paradoja de ser considerado uno de los precursores del arte conceptual y reconocer en sí mismo orígenes y estímulos tan diversos como los del expresionismo abstractó, la publicidad y la civilización industrial norteamericanas, el paisaje de Califorma y la cultura europea.

"Yo tuve una formación artística convencional, en la que me formé como un expresionista abstracto y, de hecho, reconozco aún algunos de los valores del expresionismo abstracto, pero me parece sólo uno de los pasos en el camino de mi obra. Con ese bagaje, y con mis orígenes de Omaha [Nebraska] hice un viaje por Europa y, poco después, llegué a California, dos universos visuales completamente diferentes que condicionan de formas diversas mi aproximación".

A Edward Ruscha se le ha designado en varias ocasiones como el pintor de California, por la fuerte influencia que parecen ejercer en sus obras el paisaje y la realidad ¡cónica de la Costa Oeste norteamericana.

Aunque Ruscha no se muestra especialmente impresionado por el impacto que recientemente se atribuye a su obra en la de ciertos artistas americanos jóvenes, señala: "Supongo que siempre he tratado de que mi obra abriese caminos de futuro y de estimular un buen ambiente creativo en los jóvenes".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 15 de mayo de 1990