Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Guerra o comercio

La costa en la zona de la desembocadura del río Llobregat era muy diferente de la actual antes de nuestra era. El río desembocaba en un gran estuario, que era utilizado como fondeadero para las naves como lo demuestra que se conozcan en la actualidad restos de ocho embarcaciones, hundidas ahora en la arena que el río ha Ido arrastrando.Estos hallazgos, en estudio, han aportado gran cantidad de material, sobre todo miles de fragmentos de ánforas para el aceite y el vino, y un total de 11 anclas de hierro. El río servía de vía de penetración hacia el interior en busca de vino y minerales.

El barco donde aparecieron los cascos ha sido datado por Solías e Izquierdo en el siglo II o I antes de Cristo. Esto plantea problemas a la hora de interpretar estas piezas, datadas por comparaciones estilísticas en el siglo VI o V antes de Cristo. Tres son las posibilidades.

Primera -la menos probable-, que se siguieran utilizando en el barco, por lo que éste sería un barco de guerra o pirata o incluso un barco comercial armado. Segunda, que estuvieran a bordo para comerciar con ellos, por lo que serían piezas robadas de una tumba etrusca. Tercera -la más probable-, que formara parte de un cargamento de material para reciclar o de desecho.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 12 de mayo de 1990