Un cambio radical en la bahía de Portman

El 31 de marzo cesarán los vertidos mineros que durante 30 años han asfixiado parte de la costa murciana

TASIO CAMIÑAS La fiesta está prevista para el 31 de marzo, justo el día que dos enormes tubos de varios kilómetros de longitud, que desembocan en la bahía de Portman, en Murcia procedentes de la explotación minera de la empresa Portman Golf, dejarán de escupir residuos tóxicos al mar. Ese día, en el pueblo de Portman, a escasos kilómetros de Cartagena -sin duda uno de los términos municipales más contaminados de Europa- habrá jarana, ruido, comida y bebida en abundancia por orden municipal, y hasta es posible que asista al evento algún que otro parlamentario europeo.

Lugareños, ecologistas e invitados ilustres celebrarán por todo lo alto el cese de los vertidos directos al mar que la empresa Peñarroya, SA (ahora Portman Golf), ha generado durante 30 años de extracción de plomo, plata, zinc y piritas. Los desechos que la minería genere en los escasos años de vida que parecen quedarle serán vertidos en tierra, en la cantera Tomasa, que según técnicos de la empresa explotadora tiene capacidad para unos 17 años y, es impermeable.Los 365 mineros que trabajan para Portman Golf también han sido invitados a la fiesta por el Ayuntamiento de La Unión, pero consideran esta invitación casi como una provocación, e incluso creen que si asisten al acto podrían producirse enfrentamientos violentos. Su puesto de trabajo está en juego. "En esta Fiesta se va a celebrar la muerte de los mineros de Murcia", dicen.

Se cree que, a razón de unas 8.000 toneladas de estériles por día, esas empresas han vertido a la bahía de Portinan alrededor de 50 millones de toneladas de residuos desde que una orden del Ministerio de Obras Públicas y Urbanismo (MOPU), del 18 de febrero de 1959, permitiera a la empresa Peñarroya, SA, el vertido al mar de efluentes estériles que contienen plomo, cadmio, zinc, mercurio, cianuro, sosa, ácido sulfúrico, sulfato de cobre y santato sin depuración alguna. Como resultado de esta acción sumamente legal, la bahía de Portman se encuentra colmatada en una porción del 75%. La vida marina de la zona ha desaparecido y la rica pesca que antaño existía, como recuerda el abuelo Fernando, un viejo pescador del lugar, ha dado paso a masas de millones de medusas o babosas que pululan por las contaminadas aguas.

En 1989, el Servicio de Pesca y Acuicultura de la Comunidad Autónoma de Murcia realizó los últimos estudios sobre peces en la zona.

Clama al ciclo

Francisco Faraco, jefe de este servicio, no duda en afirmar: "Lo de Portman clama al cielo. Los análisis efectuados han demostrado que en el sistema digestivo de muchos peces, sobre todo en atún y pez espada, hay niveles de arsénico, mercurio, cadmio y zinc cientos de veces superiores a los permitidos por la legislación. Evidentemente estos peces no son aptos para el consumo, pero se consumen y a muy buen precio. Las aguas son muy ácidas y no son aptas para el baño, pero la gente se baña. El plancton también está contaminado por metales pesados".

José Carvajal, director general de Portman Golf, una empresa que adquirió a comienzos de 1989 las explotaciones mineras de plomo., plata, zinc y piritas de Cartagena-La Unión, afirma que la explotación contamina físicamente, pero que los índices de metales pesados en los vertidos son inferiores a los marcados por la legislación europea. Sin embargo, un escrito de la Comisión Europea, ante la cual se han presentado tres quejas por los vertidos de Portman, señala que España incumple en este caso seis directivas comunitarias. Portman Golf, una empresa cuyos principales accionistas son Alfonso García Sánchez y Mariano Roca, propietarios de negocios inmobiliarios, se presentó a la subasta de Peñarroya como una empresa turística. Su intención es lograr la recalificación de los terrenos que ocupa la explotación minera y construir una urbanización con capacidad para unas 40.000 viviendas. En el proyecto se invertirían 400.000 millones de pesetas en 25 años.

Nadie quiere pagar la regeneración

T. C. "A la empresa no le interesa la minería. Portman Golf quiere que se recalifiquen los terrenos para reconvertir la sierra y hacer un proyecto turístico. Pero, si se nos permite, trataremos de explotar la minería que existe en e pueblo del Llano del Beal", explica Carvajal. La empresa está dispuesta a regenerar la sierra minera con ayuda de la Administración, pero no así la bahía. El portavoz del Gobierno murciano Juan Martínez Simón, confirma este punto y asegura que las recalificaciones de terrenos en el término de La Unión están muy avanzadas. "La Comunidad de Murcia tiene el instrumento urbanístico en sus manos, porque en las negociaciones con la empresa así se acordó; y estoy convencido de que este año se iniciarán las obras de urbanización. No vamos a hacer un monstruo del tipo de La Manga a base de movimientos especulativos. La empresa tendrá que moverse en esquemas de rentabilidad normal".

Uno de los aspectos claves de este entuerto es quién va a regenerar la bahía. Se habla de que semejante esfuerzo costará no menos de 4.000 millonesde pesetas. Carvajal asegura que el ministro Javier Sáenz Cosculluela dijo que en esta zona el MOPU estaba dispuesto a llevar a cabo una "actuación emblemática" Martínez Simón explica: "El MOPU tiene la intención de regenerar eso. Se dragará y quedará un puerto turístico de refufio".

"La idea de la Agencia Regional de Medio Ambiente es no acometer con fondos públicos la regeneración de una zona que no la ha degradado el Estado. Ésta es una difícil cuestión tecnológica, y, quizá la única solución sea extender los estériles mar adentro", explica Francisco López Baeza, director de la Agencia de Medio Ambiente murciana.

Por su parte, Pedro Baños, del grupo ecologista Mediterráneo, dice que esta tarea debería pagarla la empresa Portman Golf, por ser ella la que se va a beneficiar del proyecto turístico, y no los contribuyentes. Fuentes de la Secretaría General de Medio Ambiente del MOPU manifiestan: "El MOPU está dispuesto a recuperar la bahía, pero con la aportación de la empresa y la comunidad autónoma. La idea inicial es hacer un sellado de la zona colmatada, sanearla, recuperarla con vegetación y crear una nueva playa".

* Este artículo apareció en la edición impresa del sábado, 24 de marzo de 1990.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50