Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
UNA NUEVA EUROPA

Moscu, único miembro del Pacto de Varsovia contrario a una Alemania unida en la OTAN

ENVIADO ESPECIALEl ministro soviético de Exteriores, Edvarel Shevardnadze, se quedó solo ayer en la cumbre del Pacto de Varsovia celebrada en Praga, al rechazar la pertenencia a la OTAN de la futura Alemania reunificada. Los otros seis ministros de Exteriores de Checoslovaquia, Polonia, Bulgaria, Rumania, Hungría y la RDA estuvieron de acuerdo en que la pertenencia de Alemania a la OTAN permitirá un mayor control sobre su neutralidad. El ministro checoslovaco, Jirl Dienstbler, advirtió al Este y al Oeste que todo intento de frenar la unificación alemana puede hacer resurgir tendencias radicales como sucedió tras la I Guerra Mundial. "Tenemos que ser conscientes de los riesgos de desestabilización, pero estamos convencidos de que puede evitarse". Dejó también claro que el Pacto de Varsovia ya no tiene nada que ver con lo que fue hasta hace pocos meses.

La impresión general de los observadores en Praga es que la URSS ya no mantiene una negativa de principio contra la existencia de una Alemania unida en la OTAN con la presencia temporal de tropas soviéticas en el territorio de la actual RDA El rechazo de Shevardnadze a esta opción se podría deber a su intención de negociarla con sus interlocutores lógicos: Washington, y las otras dos potencias vencedoras, Londres y París.

Hubo acuerdo en la reunión en acelerar el proceso hacia un

nueva estructura de seguridad europea con la creación de una comisión internacional con poderes ejecutivos para la defensa de cualquier país que se sienta agredido. Esta comisión, propuesta por Checoslovaquia, surgiría de las estructuras de la Conferencia de Seguridad y Cooperación en Europa (CSCE).

La nueva estructura de seguridad paneuropea debe incluir todos los aspectos militares, ecológicos, humanitarios y económicos, según consenso del Pacto de Varsovia. Pero su primer cometido habrá de ser ofrecer asistencia, incluida la militar, a cualquier país que sea agredido.

El Pacto de Varsovia llama a la nueva Alemania a reducir drásticamente sus fuerzas militares, para lo cual se recomienda el marco de la Conferencia de Viena para la Reducción de Armamento Convencional, e insiste en la inamovilidad de la actual frontera polaca.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 18 de marzo de 1990