Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
UNA NUEVA EUROPA

Havel y Walesa hablan de la integración europea de sus dos países

El simbólico encuentro del presidente checoslovaco, Vaclav Havel, con el líder de Solidaridad, Lech Walesa, que los dos políticos mantuvieron ayer en el pintoresco escenario de los montes fronterizos de Karkonosze, tuvo por objeto estudiar las perspectivas de una nueva cooperación entre Polonia y Checoslovaquia que sustituya las reglas vigentes en el decadente bloque comunista. La entrevista de Havel con Walesa se produjo a tres semanas de la conferencia checoslovaco-húngaro-polaca en Bratislava, propuesta a finales de enero por Havel con el fin de coordinar la integración europea de los tres países. Walesa declaró antes del encuentro de ayer que hablaría con Havel sobre cómo "no darse empujones al pasar la puerta que conduce a Europa".En un comunicado hecho público después de la reunión, Havel y Walesa manifestaron que el gran cambio en Europa central y oriental debía materializarse no sólo mediante la coordinación de los esfuerzos por establecer el orden democrático en cada uno de los países, sino también de su retorno a Europa". El presidente checoslovaco y el jefe de Solidaridad apoyaron la posición de Polonia respecto a su frontera occidental, llamando a eliminar "todas las lamentables secuelas de la Segunda Guerra Mundial", lo que en su opinión debía pasar por la confirmación definitiva de las fronteras europeas, "que nadie puede cuestionar".

En una alusión a Lituania, Havel y Walesa declararon reconocer el derecho de todos los pueblos a restituir su independencia estatal.

El encuentro tuvo lugar en dos refugios montañeses, uno checo y el otro polaco, en una zona en la que durante los pasados 12 años solían reunirse clandestinamente los disidentes checos y polacos, entre ellos el propio Havel.

A finales del pasado mes de febrero la organización Solidaridad Polaco-Checa lanzó la idea del encuentro para borrar la mala impresión que había causado la negativa de Walesa a tomar parte en una comida con Havel durante la visita oficial del presidente checoslovaco a Polonia el pasado 25 de enero.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 18 de marzo de 1990