Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
UNA NUEVA EUROPA

Los líderes lituanos desafían el ultimátum de Gorbachov

El presidente de Lituania, Vitautas Landsbergis, declaró ayer que su República no revocará la decisión de ser independiente pese al ultimátum del presidente soviético, Mijail Gorbachov. El dirigente lituano añadió en una declaración ante el Parlamento que se habían observado movimientos de tropas al este de Lituania, pero que no sabía si se trataba de maniobras normales. En su sesión de ayer, el Parlamento lituano eligió nuevo Gobierno, que está encabezado por Kazimiera Prunskiene, una mujer que desempeñaba el cargo de manera oficiosa desde la declaración de independencia.

Como viceprimer ministro fue elegido el primer secretario del Partido Comunista Lituano, Algirdas Brazauskas. También fue nombrado para el mismo cargo de viceprimer ministro, encargado de la Educacion y la Cultura, Romualdas Ozolas, dirigente del movimiento nacionalista Sajudis.Landsbergis se dirigió a unas 30.000 personas congregadas delante del Parlamento para pedirles calma y la unidad de todos los lituanos. El presidente pronunció esta alocución durante una pausa en la sesión parlamentaria. Los diputados aprobaron además un llamamiento a los Gobiernos democráticos del mundo" para que reconozcan a la Lituania independiente y nombraron una comisión de cinco personas, entre ellas Brazaukas, que serán las encargadas de organizar las futuras conversaciones entre Vilna y Moscú.

Antigua comunista

Prunskiene hasta hace unos días era también comunista, pero esta semana abandonó el partido. La nueva primera ministra es especialista en economía. Como diputada de la URSS, con frecuencia ha tenido choques con los conservadores y también con Gorbachov en los anteriores congresos.

Los manifestantes llevaban pancartas en apoyo a las decisiones del Parlamento lituano.

"Es una petición", declaró Landsbergis antes de entrar en el Parlamento, negándose a calificar de ultimátum el telegrama enviado por Gorbachov, en el que le daba un plazo de tres días para que informe sobre las medidas tomadas para cumplir la resolución del III Congreso de los Diputados del Pueblo de la URSS. La resolución del citado Congreso, el superparlamento soviético, decía que la declaración de independencia por parte de Lituania no era válida y declaraba que la soberanía y la Constitución de la URSS seguían rigiendo en territorio lituano.

"Es la resolución de otro país, y por tanto no es obligatoria para nosotros", dijo Landsbergis anteriormente por la televisión local, y agregó: "Nadie tiene derecho a derogar nuestras decisiones".

Landsbergis, que también es el presidente de Sajudis, el movimiento que aglutina a las fuerzas independientes y que obtuvo una aplastante victoria en las recientes elecciones parlamentarias, dijo que no debían reaccionar a esa resolución y, por el contrario, continuar con la causa lituana. Señaló que "de parte de la URSS no se podía esperar" otra cosa. "No es una tragedia que hoy no nos reconozcan. Ya nos reconocerán".

"Tenemos otras cosas más importantes que realizar un referéndum", manifestó Landsbergis. Con ello descartaba las proposiciones hechas por Gorbachov y otros dirigentes soviéticos de organizar un plesbicito para determinar si el pueblo lituano realmente desea salirse de la URSS. Algunos diputados durante el III Congreso dieron cifras según las cuales los parlamentarios que declararon la independencia de Lituania representaban menos del 50% de la población de esa República.

Landsbergis dijo que ya tenía "el esquema de la respuesta" que dará a Gorbachov y manifestó que veía señales "de reconocimiento e incluso de comienzo de las conversaciones". El mensaje del presidente, al fin y al cabo, "no es tan malo", concluyó.

Lituania acaba de crear 37 puntos fronterizos para impedir que las mercancías salgan sin control de la República. Se ha creado también un Comité Olímpico Nacional, que piensa llevar su propia delegación a los próximos Juegos en Barcelona. Los deportistas lituanos han pedido su reconocimiento al Comité Olímpico Internacional.

Hoy eligen su nuevo Parlamento las otras dos repúblicas bálticas, Letonia y Estonia. Esta última rechazó en la última sesión de su Soviet Supremo la declaración de la independencia propuesta por el diputado Aare. Sin embargo, es muy posible que el Frente Popular obtenga más del 50% de los escaños y entonces Estonia podría seguir los pasos de Lituania.

En Letonia la situación es más compleja, ya que las personas de nacionalidad letona no constituyen la mayoría de la población. En Bielorrusia, Rusia y Ucrania se vota la segunda ronda de las elecciones municipales y parlamentarias. En Moscú, el bloque Rusia Democrática puede ganar un 60% de los escaños, con lo cual un radical sería elegido alcalde de la capital. También en Leningrado y Kiev los progresistas tienen buenas perspectivas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 18 de marzo de 1990

Más información

  • El Parlamento elige el nuevo Gobierno y pide el reconocimiento internacional de la República