Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La socialdemocracia se apunta como gran vencedora en las elecciones de la RDA

El Partido Socialdemócrata de la República Democrática Alemana (RDA) conseguirá la mayoría absoluta en las próximas elecciones de¡ 18 de marzo, según una encuesta realizada entre 1.800 alemanes orientales por el Instituto para la Investigación de la Juventud de Leipzig y publicada ayer por el periódico Berliner Zeitung. La coalición de tres partidos conservadores apadrinada por el canciller federal, Helmut Kohl, no conseguiría más de un 20%, mientras que el viejo partido comunista, rebautizado Partido del Socialismo Democrático (PDS), obtendría un sorprendente 12%, según la citada encuesta.

A poco más de tres semanas de su primera cita real con las urnas desde que Adolfo Hitler se hizo con el poder en 1933, los alemanes orientales han empezado ya a disfrutar de la continuada presencia de políticos de la República Federal de Alemania (RFA) en la campaña electoral, cuyo primer mitin masivo tuvo lugar el pasado martes por la noche con el canciller Kohl como protagonista. Como parece ser su sino, Kohl comprobó de nuevo cómo nadie es profeta en su propia tierra. Más de 100.000 personas vitorearon hasta la extenuación al político conservador, algo totalmente inconcebible en la RFA.Sin embargo, este clamor popular dista mucho de convertirse en votos. La tardía decisión de la CDU de apadrinar a una coalición de tres partidos -su homónima de la RDA, Despertar Democrático (DA) y la Unión Social Alemana (DSU)- parece haber causado un cierto grado de confusión en el electorado. Los primeros, liderados por el actual vicepresidente del Gobierno, Lothar de Maiziere, no acaban de sacarse de encima el estigma de colaboracionistas con el viejo régimen. La encuesta de Berliner Zeitung no les da más que un 137. de intención de voto, pese a la masiva ayuda financiera, comprobable por la profusión de carteles, que les llega de Bonn.

En el caso de DA, el partido liderado por el pastor protestante Reiner Eppelman, así como de la DSU, apadrinada por la CSU -los socios bávaros de Kohl en la RFA-, su escasa implantación explica sus porcentajes residuales. La nueva ley electoral, además, obliga a que cualquier alianza electoral tenga validez en las 15 circunscripciones.

Pese a todo, las peores perspectivas afectan a los liberales. Ni los desesperados esfuerzos de su líder, el actual jefe del Estado, Manfred Gerlach, por separarse del viejo régimen comunista, del que su partido, el LDPD, fue uno de los más fieles colaboradores y también uno de los primeros críticos, ni la entrada en la arena electoral del FDP, el partido del ministro de Exteriores de Bonn, Hans Dietrich Genscher, han conseguido atraer hasta ahora a más de un 3% de los votantes. Tan mal o peor que los liberales lo tienen los padres de la revolución. Nuevo Foro, el movimiento popular que protagonizó la sublevación contra el régimen neoestalinista de Erich Honecker, no obtendría, según esta encuesta, más de un 3%.

Mención aparte merecen los comunistas del viejo Partido Socialista Unificado (SED), reconvertido en PDS. Pese al supuesto repudio popular, pese a los escándalos y corruptelas que han llevado a la cárcel a la práctica totalidad de sus líderes históricos, el partido liderado ahora por el abogado Gregor Gysi, de 41 años, obtendría, según la encuesta, más de un 12%. de los votos. Y no sólo eso. En una encuesta paralela, en la que se valoraba la popularidad de los líderes políticos en la RDA, el actual primer ministro comunista, Hans Modrow, se situaba en cabeza con un 52%, muy por delante del tránsfuga Wolfgang Berhofer (18%) y del líder del SPDI, Ibrahim Boelime (15%), más que probable jefe del Gobierno si se cumplen estas predicciones.

Nada está aún decidido, sin embargo. La presencia de multitud de pequeños partidos -un total de 50 podrían inscribirse antes de la fecha tope del próximo día 26- hace que sea previsible que el SPD no consiga la mayoría absoluta. Para impedir el triunfo socialdemócrata, los hombres del canciller Kohl le han preparado una campaña electoral agotadora, concentrada en las últimas dos semanas, cuando el canciller participará en los mítines de Chemnitz (Karl Marx Stadt), Magdeburgo, Rostock, Berlín Oriental y Leipzig.

Genscher, por su parte, tampoco da por perdida la batalla y ha decidido también darse un baño de multitudes en Erfurt.

El SPD, por su parte, no baja la guardia, y tanto Hans Jochen Vogel como el más que probable candidato a la cancillería Oskar Lafontaine también harán campaña en la RDA.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 22 de febrero de 1990

Más información

  • Más de 100.000 personas vitorearon a Kohl en Erfurt