ECOLOGÍA

Crisis en el Ministerio de Obras Públicas ante la creacion de una secretaría general del ambiente

Dentro del Ministerio de Obras Públicas y Urbanismou(MOPU), del que depende la actual Diorección General de Medio Ambiente (DGMA), se está gestando próximo 9 de febrero, según fuentes de ese Urbanismo (MOPU), del que depende la actual Dirección General de Medio Ambiente (DGMA), se está gestando la creación de una secretaría general del ambiente. Este nuevo organismo tendría dos direcciones generales, ligadas orgánicamente al subsecretario de Obras Públicas, cargo que ostenta Javier Mauleón. Esta propuesta del MOPU podría llevarse al Consejo de Ministros del próximo 9 de febrero, según fuentes de ese ministerio. Si se crea esta secretaría, España será el país europeo donde el medio ambiente tendrá un rango más bajo.

Las competencias en medio ambiente están repartidas en España entre varios ministerios: Obras Públicas, Agricultura, Industria, Transportes y Sanidad, sobre todo. También existen competencias transferirdas a las Comunidades Autónomas, algunas de las cuales tienen su propia legislación en este apartado y disponen de consejerías o agencias de medio ambiente. En todos los países europeos hay un ministerio o una secretaría de Estado que coordina los temas ambientales, porque estos asuntos se han convertido en algo prioritario para todos los gobiernos. El último en tomar ejemplo ha sido Portugal, que acaba de crear un Ministerio de Medio Ambiente y Recursos Naturales, donde se contempla la gestión del suelo, de los residuos tóxicos y nucleares, del agua, la contaminación, los bosques, la salud de los consumidores, etcétera."La creación de una Secretaría General del Ambiente disuelve el argumento, defendido por la actual Dirección General de Medio Ambiente, de elevar el rango administrativo de los temas medioambientales en España. Con esta medida, seguirá habiendo una gestión descoordinada que carecerá de independencia respecto a los planes de infraestructura que se están ejecutando en los distintos ministerios", comentan las fuentes del MOPU.

La decisión de no crear un ministerio de medio ambiente puede deberse, según estos interlocutores, a que el jefe del Ejecutivo no desea enfrentamientos entre los ministerios que poseen competencias ambientales. "Se piensa que crear un ministerio de medio ambiente supondría poner freno al desarrollo. Pero esta idea es una concepción grave y errónea que nos lleva a planteamientos de los años cincuenta. Aquí se sigue creyendo que los temas medioambientales cuestan dinero y nadie quiere darse cuenta del gasto que supone no tener el medio ambiente en condiciones. ¿Cómo es posible que en Doñana se sigan echando pesticidas y fertilizantes y se extraiga agua de los acuíferos del parque para los regadíos y las urbanizaciones próximas?".

Corporativismo

La gestión medioambiental padece un fuerte corporativismo, según estas fuentes. "Este tema es muy político y tiene que vencer la inercia de una Administración en la cual cada corporación mira sólo por sus propios intereses. La valoración que se hace de los temas ambientales en las altas esferas del Gobierno es decepcionante y demagógica y demuestra una visión miope de la realidad. En el MOPU hay una omisión evidente respecto a la DGMA, y parece que están esperando que el equipo actual se vaya".El director general de Medio Ambiente, Fernando Martínez Salcedo, no desea hacer comentarios al respecto, y advierte que no es a él a quien corresponde pronunciarse sobre este asunto. Sin embargo, entre los gestores de este organismo se palpa la decepción.

La creación de una Secretaría General del Ambiente hipoteca la posibilidad de cambio, al menos durante dos años. De esta forma España seguirá careciendo de interlocutores válidos ante los demás países europeos. En el Consejo de Ministros de Medio Ambiente de la Comunidad Europea todos los portavoces son ministros de medio ambiente, menos el español, que es el responsable de las obras públicas. Este hecho ha provocado continuas bromas en los foros europeos, explican las mismas fuentes.

Entre los candidatos a ocupar el cargo de secretario general de Medio Ambiente, el que más suena es el del actual delegado del Gobierno en Castilla y León, Domingo Ferreiro. Éste, consultado por EL PAÍS, no quiso pronunciarse sobre el particular "por razones obvias", pero dijo que no creía que tales cambios fueran a producirse de inmediato.

El ecólogo de la Universidad Autónoma, Fernando González Bernaldez, manifiesta que "es ilógico que los temas ambientales dependan de dos de los ministerios más agresores del medio ambiente, Agricultura y el MOPU. Estamos ahora peor que en la época de UCD, e institucionalmente peor aún que en tiempos de Franco. Entonces existía una Comisión Interministerial de Medio Ambiente que funcionaba muy mal, pero al menos estaban representados en ella distintos ministerios y grupos ecologistas. Mientras no exista un ministro que pueda tratar de tú a tú a sus colegas europeos, esto será un desastre, y seguiremos a la cola de Europa en el tratamiento de los temas de medio ambiente".

* Este artículo apareció en la edición impresa del miércoles, 31 de enero de 1990.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50