Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Generalitat asume la deuda social pactada por el Gobierno

La Generalitat asumirá en sus Presupuestos Generales de 1990 el pago del 2,55% de la masa salarial de los funcionarios -la llamada deuda social- pactada el jueves por el Gobierno y los sindicatos. El conseller de Economía, Maciá Alavedra, manifestó ayer que "el incremento salarial que fije el Gobierno obliga a las demás administraciones, de forma que la Generalitat lo aplicará" en los funcionarios que dependen de la administración catalana. Los Presupuestos de la Generalitat para 1990 ascenderán a 946.000 millones de pesetas, con un incremento del 16% respecto al año anterior, según explicó ayer el conseller ante el Consell de Treball.

Los ingresos de los Presupuestos proceden en un 80% de las transferencias del Estado, en un 16% de los ingresos de la Generalitat y en un 4% por el recurso al endeudamiento, que rondará los 40.000 millones de pesetas. El endeudamiento vivo del ejercicio ascenderá a 28.000 millones y el resto se destinará a devoluciones de la deuda anterior. En 1989, la Generalitat presupuestó 30.000 millones de deuda, asumió otros 6.000 millones con un crédito extraordinario, y devolvió 8.000 millones.

Los ingresos propios aumentan en un 50% a causa de la mayor recaudación de impuestos cedidos y tributos propios, propiclada por el aumento de la actividad económica en Cataluña, según Maciá Alavedra.

Los gastos corrientes representarán 821.000 millones de pesetas, un 87% de los gastos totales. Se trata de gastos fijos que difícilmente pueden ser modificados. Los gastos de libre disposición serán de 125.000 millones (el 13% del total) y servirán para financiar las inversiones. Esos gastos aumentarán considerablemente respecto a los de 1989.

Prioridades presupuestarias

Las principales prioridades presupuestarias serán, según Alavedra, las inversiones en infraestructuras, equipamientos y, viviendas, las ayudas a las empresas, la mejora de la formación profesional y la implantación del salario social en Cataluña.Maciá Alavedra calificó de "netamente insuficiente" el Presupuesto actual de la Generafltat, e insistió en la voluntad del Gobierno autonómico de encontrar nuevas fórmulas de financiación que permitan incrementar sus recursos.

El conseller no precisó el reparto del gasto presupuestario, ya que todavía no está cerrada la asignación que tendrá cada Departamento. Además, la Generalitat prevé introducir modificaciones a sugerencia de los partidos políticos y fuerzas sociales.

La presentación de los Presupuestos se produjo en el seno del Consell de Treball, con la asistencia de representantes de la patronal Fomento Nacional del Trabajo y de los sindicatos UGT y CC 00. Alavedra aprovechó este marco para anunciar la asunción de la deuda social de los funcionarios catalanes, que la central sindical socialista evaluó en su día en unos 10.000 millones de pesetas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 27 de enero de 1990