Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La junta directiva de la CEOE decide el 7 de febrero si rompe las negociaciones con los sindicatos

La delegación de la CEOE que negocia con los sindicatos ha trasladado a su junta directiva la decisión de proceder a una ruptura del proceso de diálogo. En el encuentro de ayer, de cinco horas, se cerró prácticamente un acuerdo parcial sobre la formación profesional, pero, a la hora de fijar nuevos puntos de discusión, la patronal propuso añadir la financiación de la Seguridad Social y se encontró con la negativa de los sindicalistas, quienes no aceptan debatir esa cuestión, al menos por ahora. Por ello es previsible que la de ayer sea la última reunión de la comisión negociadora de patronal y sindicatos.

En el caso de que la junta directiva de la confederación empresarial ratifique la ruptura en la reunión convocada para el 7 de febrero, el diálogo entre patronal y sindicatos quedará reducido a que una comisión técnica "ponga en limpio" el acuerdo parcial sobre formación profesional logrado ayer. Tampoco en esta cuestión el consenso es completo ya que se mantienen las discrepancias en relación al reciclaje profesional de los desempleados y a la financiación de la formación de los trabajadores ocupados.El pacto recoge la necesidad de incrementar los recursos destinados actualmente por los empresarios, los trabajadores y los presupuestos públicos; reorientar los fondos procedentes de la cuota de formación hacia los trabajadores ocupados; y poner en marcha permisos retribuidos para un reciclaje continuo.

En la participación sindical, el escollo está en la formación profesional destinada a los desempleados en la que, según CEOE, las centrales proponen un modelo que se parece mucho a la cogestión, porque quieren reservarse "la evaluación" de los programas. Esa interpretación de la patronal es calificada como "grotesca" por los dirigentes sindicales. En materia de financiación, CC OO y UGT proponen aumentar la cuota que pagan ahora los empresarios del 0,6% hasta el 1,2% y duplicar igualmente el 0,1% aportado por los trabajadores, cantidades que estiman ahora se ahorran en la cuota correspondiente al Fondo de Garantía Salarial.

Rebaja de cotizaciones

La CEOE acepta incrementar las aportaciones para formación pero siempre que se analice junto a la rebaja de las cotizaciones de la Seguridad Social, con el objetivo de que el gasto total sea neutro. En este argumento basa la patronal la propuesta de discutir con los sindicatos la financiación de la Seguridad Social.El dirigente ugetista Apolinar Rodríguez cree que la pretensión de CEOE "se debe a que ha leído los titulares de la Prensa de hoy [los de ayer jueves] que hablan del importante aumento pactado para las pensiones".

El secretario general de la confederación empresarial, Juan Jiménez Aguilar, declaró en este sentido: "Lamentamos que se hayan tomado acuerdos que afectan a la financiación de la Seguridad Social sin haber escuchado las posiciones de los empresarios". El martes próximo CEOE inicia su proceso de diálogo con el Gobierno y, dado que ya están prácticamente cerrados los Presupuestos de 1990, Jiménez Aguilar espera que aún así queden margenes de negociación.

El dirigente de Comisiones Obreras, Agustín Moreno, lamenta que "el diálogo entre los sindicatos y la patronal sea más dificil que el emprendido con el Gobierno y que en las siete sesiones celebradas sólo se haya tratado la formación profesional, que algunos hemos calificado como maría".

Para el sindicalista, la CEOE tiene tres obsesiones, que describe así: "Buscar desesperadamente una banda salarial, la negociación tripartita porque no se resigna a vivir sin la tutela del Ejecutivo y la reducción de las cotizaciones a la Seguridad Social para cargarse el cuadro de pensiones que hemos acordado con el Gobierno".

Los pactos alcanzados el jueves que afectan a pensionistas y empleados públicos han sido valorados de forma diversa por las otras centrales sindicales. Para la Confederación Sindical Independiente de Funcionarios (CSIF) su exclusión de la mesa negociadora supone "un atentado contra los principios de la democracia", califica el acuerdo para los empleados públicos como "un contubernio entre Solchaga, CC OO y UGT" y considera que Hacienda ha hecho desaparecer del mapa político español al Ministerio para las Administraciones Publicas. La Unión Sindical Obrera (USO) tampoco está de acuerdo con los pactos logrados porque no se consolida una parte de la llamada deuda social con los funcionarios y porque las cuantías de la mayor parte de las pensiones "no llegan al mínimo de dignidad".

Pacto entre IU y el PSOE

Izquierda Unida (IU) ha pactado con el presidente del Grupo Parlamentario socialista, Eduardo Martín Toval, que los acuerdos del Gobierno con los sindicatos sobre la deuda social se tramiten a través de un decreto-ley con toda la urgencia: posible, para que los empleados públicos cobren cuanto antes la paga de 52.525 pesetas.El portavoz de IU, Nicolás Sartorius, manifestó la alegría y satisfacción de su grupo ante ese compromiso e informó que la intención de la coalición es impulsar el contenido del acuerdo favoreciendo que se tramite de la forma más rápida posible el decreto-ley correspondiente.

También la Confederación General del Trabajo (CGT) se felicita por el compromiso sobre subida de pensiones en un porcentaje inversamente proporcional a la cuantía actual de cada prestación, lo cual supone una recuperación del poder adquisitivo dentro de las previsiones que la central sindical anarquista va a reivindicar en los convenios para ganar poder de compra.

La organización sindical espera que el mismo acuerdo quede cerrado para la subida salarial de los funcionarios y que se aplique también con criterios de proporcionalidad inversa. La Confederación General del Trabajo (CGT) cree que los pactos deben servir de referencia para que las empresas empiecen a distribuir beneficios entre los trabajadores.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 27 de enero de 1990

Más información

  • UGT y Comisiones no aceptan discutir con la patronal la financiación de la Seguridad Social