VÉRTIGO EN EL ESTE

Gorbachov ofrece regular el derecho a la secesión

La iniciativa del líder soviético, Mijail Gorbachov, de preparar un proyecto de ley que determine los mecanismos para decidir la secesión de la URSS fue recibida con escepticismo por los sectores independentistas de Lituania, que la rechazaron ayer, calificándola de "engaño" y "maniobra política" destinada a ganar tiempo. El presidente soviético había anunciado ese proyecto el jueves por la noche, al finalizar su intensa primera jornada del viaje de tres días a Lituania, después de que más de 300.000 personas se manifestaran en Vilna, la capital de esa república báltica, para pedir la independencia.

Más información
Moscú y el separatismo periférico
Las complejas aguas de la legalidad

,Gorbachov se trasladó ayer a Shaulav, localidad situada a unos 200 kilómetros de Vilna donde visitó una granja estatal colectiva y conversó con los trabajadores, ante quienes reiteró su llamamiento al diálogo y su rechazo del enfrentamiento con los nacionalistas lituanos.La comprometida misión del jefe de Estado de la URSS en Lituania, adonde viajó por decislón del pleno del Comité Central del PCUS para intentar que los comiinistas de esa república revisaran su decisión de independizarse de Moscú, tuvo el jueves por la noche un punto culminante en un debate celebrado con intelectuales en Vilna.

En esa reunión, que fue retransmitida por televisión, el presidente soviético dijo que deberá ser "rápidamente estudiado" y sometido a un debate nacional un proyecto de ley sobre las modalidades de secesión para las 15 repúblicas que integran la Unión Soviética. Pero hay "otra vía", agregó, la vía de la soberanía, de la independencia económica y de la identidad cultural en el seno de una nueva federación".

Gorbachov señaló asimismo en Vilna que el derecho a la secesión "previsto por la Constitución necesita de un mecanismo. Es necesario saber cómo separarse de la URSS, ya que hay problemas de defensa, de comunicaciones, y todo debe estar previsto en ese mecanismo". El líder soviético reiteró a continuación su creencia de que "Lituania no se separará", y dijo que a su juicio era "imposible" la independencia de esa república báltica, anexionada en 1940 por la URSS.

"Como un divorcio"

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

El artículo 72 de la Constitución de la URSS estipula que cada república federada conserva el derecho de separarse libremente de la URSS, pero es la primera vez que un líder soviético anuncia la preparación de un texto sobre las formas prácticas de ejercer tal derecho.

El portavoz soviético Guenadi Guerasimov subrayó que la eventual secesión de una de las repúblicas soviéticas es como "un divorcio", por lo cual "es necesario prever los procedimientos como para un divorcio". Sectores nacionalistas de Lituania han calificado de "primer éxito" el hecho de que el viaje de Gorbachov esté rodeado del debate sobre la independencia de esa república, pese a criticar las propuestas del líder soviético. "Se trata de un engaño, no sé si viene de él o se lo han sugerido. Es un engaño dirigido a los ingenuos, especialmente de Occidente. Eso no nos concierne. Si aceptamos un proyecto de esa naturaleza sería reconocer que formamos parte de la URSS, declaró a France Presse Vitautas Landbegis, líder del movimiento independentista Sajudis.

Alguimentas Chekuolis, miembro del Partido Comunista Lituano (PCL), que el pasado diciembre decidió separarse del PCUS, expresó sus fuertes reservas al citado proyecto. "Las primeras proposiciones de Gorbachov son muy vagas y están destinadas a ganar tiempo. Sólo los comunistas lituanos que permanecen fieles a Moscú, con los que se entrevistó ayer el presidente soviético, dicen que discutirán la propuesta.

Por otra parte, el secretario de Estado de EE UU, James Baker, visitará la URSS los próximos 6 y 7 de febrero para preparar con su homólogo soviético, Edvard Shevardnadze, la cumbre soviético-norteamericana de junio.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS