Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Thyssen podrá exhibir obras del patrimonio histórico español en su casa-museo de Suiza

El acuerdo del barón con España admite la celebración de hasta 10 exposiciones en Villa Favorita

Obras del patrimonio histórico español pertenecientes a colecciones públicas y privadas podrán ser exhibidas en Villa Favorita, la casa-museo del barón Hans-Heinrich Thyssen Bornemisza en Lugano (Suiza), según el acuerdo suscrito en diciembre de 1988 entre el propio barón y el ministro de Cultura, Jorge Semprún. Un año antes de la firma de este acuerdo -en el que se establecen las condiciones del préstamo a España de 775 obras de la colección Thyssen-Bornemisza-, el barón expresó su disgusto por la negativa del director del Museo del Prado, Alfonso Pérez Sánchez, a prestar cuadros de esa institución para la exposición Goya en las colecciones privadas, que se exhibió en Villa Favorita.

La posibilidad de trasladar a Lugano, para su exposición temporal, obras pertenecientes al patrimonio histórico español, se recoge en el artículo 20, apartado 2, del prolijo acuerdo de diciembre de 1988, en el que Thyssen y Semprún actuaron en representación de Favorita Trustees Limited, de Bermudas, y del Reino de España, respectivamente. Favorita Trustees Limited debería organizar estas exposiciones, según indica el acuerdo, "con el beneplácito" de las autoridades españolas y "en colaboración con otras instituciones y propietarios de arte españoles".El compromiso de negociar con Thyssen el eventual préstamo de obras de arte propiedad del Estado se reitera en el artículo 24, en el que se regulan las condiciones y plazos en que parte de la colección ThyssenBornemisza, una vez instalada en Madrid, podrá ser reenviada temporalmente a la residencia del barón en Lugano.

10 exposiciones

El acuerdo otorga al barón la posibilidad de organizar en Villa Favorita, durante el periodo del préstamo, hasta 10 exposiciones con sus propias obras prestadas a España, con una duración de tres a cuatro meses cada una de ellas. Estas exposiciones, para cuya celebración debería suscribirse un acuerdo de préstamo, podrían acoger -siempre según el acuerdo- un máximo de 60 pinturas, seleccionadas por la Fundación Thyssen Bornemisza con sede en Suiza y las autoridades españolas. El documento precisa que esta selección podría incluir "obras pertenecientes a colecciones españolas públicas y privadas" que las partes pudieran convenir.

El abogado Rodrigo Uría, uno de los redactores del complejo acuerdo, calificó los mencionados artículos como "una declaración de intenciones de las partes" destinada a evitar que la instalación de las pinturas en España diluya el prestigio alcanzado por Villa Favorita como centro de arte de interés internacional. Uría subrayó, además, que el artículo 20.2 está relacionado con otro anterior, el 18.1, en el que las autoridades españolas se comprometen a promocionar las pinturas prestadas a España subrayando "la naturaleza privada y exclusiva de la colección" y manteniendo "su carácter y vocación internacional".

El eventual desarrollo de este acuerdo inicial, sujeto en cualquier caso a nuevos pactos concretos, implica que el barón podrá exhibir en su museo de Lugano una serie de obras que no están al alcance de casi ningún otro museo privado del mundo. No es frecuente que un museo de titularidad pública preste obras a instituciones de carácter privado. El director del Museo del Prado, Alfonso Pérez Sánchez, se negó a prestar cuadros de esta institución para la exposición Goya en las colecciones privadas, organizada por Thyssen en Lugano. "En la época de Breznev y con los actuales dirigentes soviéticos he conseguido préstamos para exposiciones celebradas en Villa Favorita", comentó el barón, visiblemente molesto, en diciembre de 1987. Su esposa, Carmen Cervera, recordó en tono airado que la "actitud negativa" de Pérez Sánchez ya la habían sufrido en anteriores peticiones.

Compensación millonaria

Además de esta posible compensación en especies, el barón percibirá por el préstamo de su colección a España cinco millones de dólares anuales (unos 550 millones de pesetas al cambio actual), que se incrementará de acuerdo con el índice de precios al consumo de EE UU. España pagará, además, las obras de adecuación del palacio de Villahermosa como sede de la colección y el traslado, conservación y restauración de las pinturas durante el período del préstamo. El Estado español deberá afrontar, asimismo, los gastos del funcionamiento del nuevo museo. Fuentes de la Fundación Thyssen-Bornemisza con sede en Madrid, institución que gestionará la colección en España, señalaron que los 9.000 millones de pesetas que ya ha recibido del Ministerio de Cultura serán suficientes para cubrir los grandes gastos y precisaron que "el día a día del museo" se espera financiar con las entradas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 3 de enero de 1990