El primer baile de 150 'bebés probeta'

Fiesta en Barcelona con niños españoles nacidos mediante fecundación 'in vitro'

Unos 170 niños de los 260 nacidos en España mediante la fecundación in vitro se reunieron el pasado sábado en una fiesta organizada por el Instituto Dexeus de Barcelona coincidiendo con la clausura del 17º Simposio Internacional Fertilidad 89. Allí estaba Victoria, la primera niña probeta española, y Rubén, Sonia, Mireia y Noelia, los cuatrillizos que nacieron el 20 de abril pasado. El doctor Nolasc Barri, jefe de la unidad de reproducción humana del Instituto, decía: "Tiene sentido hacer una fiesta como ésta para comprender que todo es normal".

"Los tenéis preciosos", "están guapísimas", "está supergrande" eran algunos de los comentarios más frecuentes que se escuchaban durante la fiesta, celebrada en una discoteca de Gavá (Baix Llobregat). Llegaron de todas partes de España: Castellón, Huesca, Canarias. Una de las parejas que acaparó mayor atención fue María Dolores Sánchez y Ricardo Perea, padres de Victoria Ana, la primera niña probeta nacida en España, el 12 de junio de 1984. "Fue un esfuerzo común de los padres y de los médicos, artífices de que la niña naciera. Ahora tenemos una relación entrañable con el equipo médico del Instituto Dexeus", decía emocionado Ricardo Perea. "Hay mucha gente que no sabe realmente lo que es la fecundación in vitro. Poco antes de nacer la niña, una persona llegó a preguntarme si mi esposa había engordado". Los padres de Victoria Ana no dudaban un instante en asegurar que lo volverían a intentar si no fuera por el obstáculo de la edad. "Nos hubiera gustado que Victoria Ana pudiera haber tenido un hermanito" apoyaba Dolores Sánchez.José Molina y Elena Marín paseaban orgullosos a Rubén, Sonia, Mireia y Noelia, los cuatrillizos que nacieron el 20 de abril. "Nos enteramos de las posibilidades de la fecundación in vitro por el nacimiento de Victoria Ana", decía José Molina. "Nos habían advertido que podrían ser tres, pero, no esperábamos tener cuatro de una sola vez".

Gran tensión

La estrella de la fiesta fue el doctor Pedro Nolasc Barri, jefe de la Unidad de Reproducción Humana del departamento de Obstetricia y Ginecología del Instituto Dexeus de Barcelona, el artífice del nacimiento de estos niños. "Los padres han vivido una gran tensión, no sólo por algo que esperaron tanto tiempo, sino también porque han tenido que adaptarse a que tienen un hijo perfectamente normal", señala el doctor Barri. "Por ello", añade, "tiene sentido hacer esta una fiesta para comprender que todo es normal".Para el doctor Barri, la fecundación in vitro no debe entenderse como "una reproducción alternativa sino como un tratamiento médico, ya que la esterilidad es algo anormal en la pareja".

Los hermanos Santiago y José María Dexeus también acudieron a la fiesta. Ambos se mostraron muy satisfechos de la labor del equipo médico y humano del doctor Barri. "La reunión tiene una connotación muy humana y agradable. Estamos trabajando para hacer una sociedad más humanizada", añadía Santiago Dexeus. Sobre la relación que se establece entre los padres de un bebé probeta y el médico, el menor de los hermanos Dexeus manifestaba: "No todas las parejas que lo intentan van a conseguirlo. Se viven momentos de angustia y de tensión. Algunos sufren una gran decepción. Los triunfan sienten un agradecimiento inmenso hacia el médico".

Los padres que asistieron a la fiesta aseguraban que nunca han sentido un rechazo social hacia sus hijos por el hecho de ser probeta. María Regina Domingo, de Castellón, madre de Laura, de dos años y medio, era tajante: "No lo voy pregonando por ahí, pero me preocupo de que la gente sepa lo que realmente es. A varias de mis compañeras de trabajo les he dado la dirección del doctor Barri".

* Este artículo apareció en la edición impresa del domingo, 03 de diciembre de 1989.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50