Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Gobierno argentino intenta desbloquear el acuerdo económico firmado con España por Alfonsín

El Gobierno argentino intenta desbloquear el tratado económico hispano- argentino firmado bajo el mandato de Raúl Alfonsín y estancado por falta de iniciativa de los empresarios argentinos y españoles, cuyos aportes representan dos terceras partes del total. Sin embargo, la ausencia en Madrid del ministro argentino de Economía, Carlos Rapanelli, que suspendió su viaje por la situación económica interna del país -Argentina vendió 600 millones de dólares la semana pasada para tranquilizar el mercado de divisas-, supuso un serio revés para avanzar en la instrumentación del tratado.El esfuerzo por desbloquear el tratado está directamente vinculado al temor existente en los medios gubernamentales latinoamericanos a que la veloz evolución de los acontecimientos en la Europa del Este condicione en el futuro el volumen de ayudas a la región. El secretario de Estado para la Cooperación,Luís Yáñez, afirmó, por su parte, que "de ninguna manera se verán afectados los acuerdos y tratados bilaterales con América Latina, ni los ya comprometidos ni los futuros".

En el caso del acuerdo hispano-argentino 1.000 millones de dólares debían ser aportados por empresarios españoles y otros 1.000 por empresarios argentinos para joint ventures. El Estado español se comprometió a aportar 500 millones de dólares en créditos FAD y otros 500 millones en créditos a tipos comerciales. Los proyectos en los que podrían estar involucradas empresas españolas son la construcción y equipamiento de hospitales en la provincia de Buenos Aires, la construcción de una cuarta cloaca en la capital y el gran Buenos Aires y la construcción de una línea de Metro de circunvalación que una los ramales que existen en la actualidad.

La-única empresa española que ha demostrado hasta ahora interés firme por algunos de estos proyectos es Dragados y Construcciones por la existencia de una filial suya en Argentina, Dycasa, que necesita incrementar su volumen de negocio.

La Administración italiana sugirió recientemente a un enviado oficial argentino que este país latinoamericano debe acelerar la concreción de su acuerdo bilateral con Italia. El tratado argentino-italiano es similar al hispano-argentino y de magnitud semejante, aunque sus proyectos están más perfilados que los españoles. El Gobierno italiano, que también dejó en claro que cumplirá con el compromiso contraído, señaló, no obstante, que podrían revisarse los plazos de desembolso de capital.

Proyectos con Italia

Con Italia los proyectos incluyen la instalación de un tren de laminado en la siderurgia Somisa, una planta petroquímica en el sur argentino, extensiones del Metro y la sustitución de las líneas ferroviarias urbanas por un tren subterráneo de conmutación. Las empresas italianas interesadas en el desarrollo de dichos proyectos son esencialmente Techint y filiales de su grupo, y la italo-argentina Macri, que posee licencias Fiat y Peugeot.Dragados ha dirigido una propuesta al Gobierno argentino para competir con Techint en el tren de laminado mediante una alianza con la germana Ferrostahi. Estos proyectos no involucran los negocios en el área de las telecomunicaciones. La semana pasada el Ministero de Economía argentino, Carlos Rapanelli suspendió su visita a España, durante la cual debía avanzar en la concreción del acuerdo bilateral.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 29 de noviembre de 1989