HACIA UNA NUEVA EUROPA

Ceaucescu se atrinchera en su 'bunker' inmovilista

Nicolae Ceaucescu, presidente de Rumanía, confirmará en su discursode apertura del 142 Congreso del Partido Comunista Rumano (PCR) el inmovilismo del régimen más reaccionario del Pacto de Varsovia. En el congreso, que comienza hoy, está prevista su reelección al mando de los comunistas para otros cinco años, avalar la continuación de la política estalinista hasta el año 2010 y lanzar un duro ataque contra los cambios en el Este.

Más información

Sólo una duda queda por desentrañar esta semana en Bacarest, y ésta es cuál de sus familiares conseguirá acaparar más puestos y convertirse en el heredero de un dirigente de 71 años que, según la creencia generalizada, padece cáncer de próstata.El congreso se celebra con las ausencias claves del Partido Comunista Italiano (PCI), que protesta así contra la represión que los comunistas ejercen en Rumanía; del Partido Socialista Húngaro (hasta hace poco comunista) y, según fuentes periodísticas, de los comunistas austríacos.

No hay sorpresas en los objetivos de este congreso. El conducator se enzarzará en una enérgica defensa de la ortodoxia comunista, en un momento en que sus colegas socialistas hacen tambalear día a día los fundamentos de su sistema.

Ceaucescu ha arremetido repetidamente contra los países occidentales que han ofrecido su apoyo económico a tal democratización, a quienes ha acusado, entre otras cosas, de "corrupción, injerencia, desinformación y represión".

En el congreso se pretende también reforzar el "papel rector" del ya todopoderso PCR, algo "necesario" para entrar en la "fase superior de la edificación de la sociedad socialista", que aseguran estar iniciando en Rumanía, según el texto programático.

Para los dos últimos días quedarán las elecciones del nuevo Comité Central del partido y de todos sus órganos directivos, un dominó político en el que Elena, la conducatriz esposa de Nicolae y su hijo Nicui tienen depositadas grandes expectativas.

Las calles de Bucarest, mientras tanto, vivieron ayer en un aplastante silencio la víspera del inicio del congreso.

El amplísimo despliegue de agentes de seguridad es más que visible. Tanto como los enormes estandartes rojos del partido y carteles de "Ceaucescu, heroísmo, comunismo", desplegados por doquier.

* Este artículo apareció en la edición impresa del domingo, 19 de noviembre de 1989.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50