Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las agencias de noticias creen que el español peligra por el avance del inglés

La influencia anglosajona sobre el idioma español fue destacada ayer como uno de los principales peligros que amenazan a nuestra lengua durante las jornadas del seminario internacional que sobre el idioma español celebran las agencias de Prensa en la sede madrileña de la Fundación Germán Sánchez Ruipérez.Las jornadas fueron inauguradas el pasado lunes por los académicos Fernando Lázaro Carreter y Rafael Lapesa. El seminario, que se desarrolla en jornada de mañana y tarde, finalizará el próximo viernes.

En la mesa redonda celebrada ayer bajo el título de El español de América. Posibilidad de unificar el lenguaje informativo de las agencias hispanas, la necesidad de defender la pureza del idioma español y la aceptación de los modismos, fueron las principales conclusiones.

En la misma participaron, moderados por el director de Acan-Efe de Panamá, Andreu Claret, los directores de las agencias Notimex de México, Ralmundo Riva; Prensa Latina de Cuba, José Dos Santos; Telam de Argentina, Hugo Heguy; Venpres de Venezuela, José Luis Mendoza; y Colprensa de Colombia, Alberto Saldarriaga.

En defensa propia

José Dos Santos, resaltó que "en 1975, el 92% de la información que se distribuía en América Latina procedía de agencias no hispanas". Dos Santos añadió que desde esa fecha "los hechos no parecen haber cambiado sustancialmente, por lo que no es difícil que en esta parte del mundo se acabe hablando por señas".Luis Alberto Pérez, presidente del Diario de noticias de Buenos Aires señaló que la influencia anglosajona es como un vendaval" y que, por tanto, "todo lo que se haga por el idioma español es en defensa propia".

El periodista argentino ironizó sobre la guerra de las islas Malvinas, al decir que algunos diarios escriben: "Islas Falkland, y entre paréntesis Malvinas, lo cual parece demostrar que la guerra sirvió para algo".

José Dos Santos anunció la celebración de un congreso en La Habana sobre estas mismas cuestiones el próximo año.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 4 de octubre de 1989