Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Muere en Sotogrande el quinto caballo afectado de peste equina

Una yegua murió ayer en la urbanización de Sotogrande, en San Roque (Cádiz), a causa del rebrote de peste equina detectado en el sur de Andalucía, según confirmó David Stirling, director del Club de Polo de la finca. Éste es el quinto animal que muere en la citada urbanización por dicha enfermedad desde el pasado 31 de julio. La yegua, que murió a primeras horas de la tarde y fue sacrificada poco después, ofrecía "sin ninguna duda" todas las características de la muerte por peste equina, según Stirling, quien no pudo ofrecer más datos sobre este último fallecimiento.

Por otra parte, responsables del departamento de Sanidad Animal de la Junta de Andalucía se han desplazado hasta la finca gaditana para estudiar las medidas puestas en marcha para el control de la epidemia. Hasta el momento, se ha establecido una zona de control en San Roque, con centro en Sotogrande, que abarca un radio de diez kilómetros a la redonda.

El brote de peste equina, que se creía erradicado en Andalucía desde comienzos de este año y que acabó con la vida de 168 caballos en los últimos meses de 1988, fue detectado en Sotogrande tras la muerte de un animal. Los análisis que confirmaban la presencia de nuevo de la enfermedad fueron hechos públicos la semana pasada, al tiempo que veterinarios y ganaderos culpaban a la Administración del rebrote, al no haber aplicado de forma estricta las medidas de seguridad.

De otro lado, el primer análisis realizado en el laboratorio de Algete (Madrid) sobre las vísceras de la yegua muerta en la localidad mallorquina de Pollença, al parecer por peste equina, ha dado negativo, según informaciones del diario Baleares. Aún son necesarios cuatro análisis más para determinar con exactitud la causa de la muerte del animal. La Consellería de Agricultura del Gobierno balear difundió ayer un comunicado advirtiendo que "es falto de rigor hablar de peste equina en Mallorca".

Los esfuerzos de las autoridades sanitarias de Baleares están encaminados a evitar que cunda el pánico entre los criadores y propietarios de caballos. La Consellería de Agricultura asegura en su comunicado que todos los équidos que han entrado por puertos y aeropuertos de Baleares han superado con éxito todos y cada uno de los controles sanitarios. "Los animales entrados en Baleares han sufrido un período de observación y cuarentena de 15 días como mínimo", agrega el texto, que detalla la entrada de 26 caballos en Mallorca desde el pasado 15 de junio, "todos ellos totalmente desinfectados".

La Consellería niega además que haya establecido un cordón sanitario alrededor de Pollença.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 15 de agosto de 1989

Más información

  • El primer análisis no detecta la enfermedad en Mallorca