Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La propuesta que Felipe González presentará en la 'cumbre' de Madrid mantiene el principio de negociación país por país

Felipe González, en su calidad de actual presidente de la Comunidad Europea, presentará a la cumbre de Madrid una resolución para que sea aprobada por los doce, sobre la deuda externa de los países de renta intermedia, aunque hace hincapié en America Latina. Mientras, ayer en Caracas, el Grupo de los 77, que agrupa realmente a 128 países en desarrollo, actuaba como cámara de resonancia del problema al señalar que el Plan Brady de reducción de deuda era un paso positivo, pero que se debían rechazar las alternativas egoístas, es decir, las salidas bilaterales o acuerdos de partes que postergaran los intereses generales del sector. Esta última apreciación contradice el espíritu del acuerdo comunitario que pretende González.

Las líneas generales de la resolución española fueron elaboradas en la reciente reunión que tuvieron en Granada los responsables de la CE con los mandatarios de América Latina. De esta resolución se saben algunos principios, que son los que entran en contradicción con la de Caracas: se seguirá tratando el tema de la deuda caso a caso, país por país. Según fuentes oficiales españolas, lo contrario sería discriminatorio para los países que han estado pagando y que han iniciado los procesos de ajuste y de austeridad.

La propuesta española sería asumida por los países firmantes, no por la CE en sí, ya que la deuda externa no pertenece a la competencia de la Comunidad. El eje de la propuesta es la constitución de un Fondo Europeo de Garantía (FEG) al que cada nación comunitaria aportaría en proporción con su nivel de riesgo en los países deudores. El FEG actuaría como mecanismo de respaldo a las organizaciones de Bretton Woods, Fondo Monetario Internacíonal (FMI) y Banco Mundial (BM), y no como apoyo para la reducción bilateral de la deuda entre deudores y sus acreedores de entre los 12.

Los doce consideran que el verdadero laboratorio para saber si hay salidas al problema del endeudamiento es Mexico, país que está siendo analizado en profundidad. Pero la senda mexicana encuentra una fuerte resistencia.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 24 de junio de 1989