Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

"La responsabilidad de salvar el mundo no es sólo de los hombres", dice Daniele Gioseffi

Un estudio reúne las opiniones sobre la guerra de mujeres escritoras

"Éste es uno de esos libros que uno hace con el alma, pensando que tal vez pueda lograr algún cambio en el mundo recurriendo a la palabra. Le he dedicado cuatro años, durante los cuales no pude escribir mi poesía o mi prosa. Pero para mí ha sido importante conocer lo que escribieron o dijeron otras mujeres de países muy distintos al mío acerca de la guerra, ya que la parte masculina del mundo ha hecho de este planeta un infierno". Así se refería Daniele Gioseffi, durante una estancia en Madrid, a la antología Women on war, que ella misma compiló.

Norteamericana, de 47 años de edad, Gioseffi es una mujer dedicada a las letras y preocupada por el destino de este planeta. Poetisa (Eggs in the lake), novelista (The great American belly), ensayista (Earth dancing. mother nature's oldest Rite), crítico literario y profesora de literatura, Gioseffi pertenece también a la junta directiva de la Alianza de Escritores y Editores para el Desarme Nuclear.Women on war. essential voices for the nuclear age, (Simon & Schuster, Nueva York), es su último trabajo: una antología hasta el momento única en el mundo por reunir la palabra de 175 mujeres relevantes de la literatura, la ciencia y el activismo político de diferentes épocas.

Figuran desde Emily Dickinson, Virginia Woolf, Simone de Beauvoir, Nadine Gordimer hasta Oriana Fallaci, Golda Meir, Winnie Mandela y Dolores Ibárruri. Desde Gabriela Mistral, Isabel Allende hasta Marina Tsvetaveva, y Christa Wolf. Desde Ton¡ Morrison y Alice Walker hasta Rosalie Bertell y Margaret Mead. El incluir a algunas de las escritoras negras más leídas últimamente en Estados Unidos es un reto personal de Gioseffi. "Es que creo que ellas están haciendo la mejor literatura de hoy día en mi país. Son magníficas". En el libro, aparecen muchas más escritoras que componen esta "brillante asamblea internacional", que es como la misma Daniela Gioseffi califica a esta antología. Cuatrocientas páginas de literatura femenina -poesía, narrativa, ensayos y discursos- con un tema común: la destrucción del hombre por el hombre.

"Hice este libro porque estoy tremendamente preocupada por lo que está sucediendo en este mundo", dice Gioseffi, "el envenenamiento de la atmósfera, los sufrimientos de la guerra, la economía de la gran maquinaria bélica. En Estados Unidos, un 60% de los impuestos que el pueblo paga al Gobierno se destina a bombas y armas, la gran máquina de la muerte, como la llamo yo. Sólo un 20% va a servicios sociales".

Dentro de las 175 voces femeninas recogidas en el libro Women on war también está la de la propia Gioseffi en el relato El enemigo exótico, en el que la muerte está escondida detrás de cada párrafo. Su discurso recorre guerras, sufrimientos, estupideces humanas, aniquilaciones tan sutiles como evidentes: "No es sólo Chernobil. Nosotros tenemos muchos chernobiles en Estados Unidos. La tercera guerra mundial está en el cuerpo, en las mutaciones causadas por el veneno nuclear. ¿Cuánta gente muere hoy de cáncer?".

¿Y por qué ha recurrido a las voces femeninas para abordar este tema? "Porque depende de todos salvar el mundo. Ya no podemos dejar esa responsabilidad a los hombres, ellos hacen un desastre solos. Las mujeres son dadoras y guardianas de la vida y -aunque nunca han tenido un verdadero poder político y económico- han escrito y dicho mucho sobre la vida y en contra de la destrucción y de la muerte".

La herencia

"También porque estoy interesada en la literatura femenina. Toda mi vida he leído a Shakespeare, Dante, Cervantes, y me pregunto: ¿qué decían las mujeres? ¿Dónde está mi herencia, mi historia? Como los críticos eran hombres, solían dejar nuestra literatura debajo de la mesa, diciendo que sólo era literatura de mujeres. Es algo muy reciente en mi país el que se publique y estudie la literatura de mujeres".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 28 de mayo de 1989