Alfonsín anuncia un Gobierno de crisis y una economía de guerra hasta diciembre

El presidente argentino, el radical Raúl Alfonsín, declaró anoche, en un mensaje emitido por radio y televisión a todo el país, que está dispuesto a agotar su mandato presidencial hasta el 10 de diciembre, y anunció la aplicación de una "economía de guerra" y un "Gobierno de crisis".

De forma inesperada, Alfonsín, después de haber anunciado el domingo y el lunes su disposición a entregar el poder, se dirigió a un país perplejo ante la crisis, para decir que "estamos dispuestos a gobernar sin desmayos hasta el 10 de diciembre". De forma amenazadora, advirtió Alfonsín: "Eso sí, que nadie venga a decir en lo sucesivo que resulta o puede resultar conveniente una entrega anticipada. Vamos a realizar un programa que abarcará seis meses". Dijo Alfonsín en su discurso, que duró 14 minutos y medio, que se mantendrá durante toda esta semana un feriado cambiario, es decir que no se abrirá el mercado de cambios hasta el próximo lunes.El domingo se dará a conocer el nuevo programa económico, según dijo Alfonsín, que anunció que "vamos a hacer no sólo una economía de guerra, va a haber un gobierno de crisis y vamos a llevar adelnate esta transición con todas nuestras fuerzas, procurando evitar que los esfuerzos recaigan sobre los sectores más desposeídos, vamos a llevar adelante una política con sentido social, pero será desde luego dura, como todos se imaginan".

"Orgía de calumnias"

Con tono claramente indignado, denunció Alfonsín una "orgía de calumnias" contra su gobierno y advirtió que todo el que conociese casos de corrupción acudiese a la justicia para denunciarlos, pero calificó de "sinvergüenza" a los que denuncian sin aportar pruebas. También dijo Alfonsín que está dispuesto a utilizar la televisión a tope en lo que resta de gobierno "con el propósito de defender la democracia de los argentinos y la economía de nuestro pueblo".En una respuesta inmediata al discurso de Alfonsín, el candidato electo, el peronista Carlos Menem, gobernador de La Rioja, declaró que le parece correcta la postura del presidente de llegar al final de su mandato constitucional. Con un cierto tono irónico dijo Menem: "Nos dice que va a poner en marcha una economía de guerra. Ustedes como periodistas recordarán que nos dijo lo mismo hace cuatro años atrás. En fin, nosotros aspiramos a que estas propuestas, que vamos a conocer el día domingo y que van a tener vigencia a partir del lunes, den una respuesta más o menos adecuada a esta situación de crisis".

Después Menem comentó que Alfonsín habla de nuevos impuestos, "pero yo le diría al señor presidente de la nación, con todo respeto, que, si es que se proponen cobrar los impuestos vigentes actualmente, puede haber una respuesta para muchos de los problemas que actualmente tenemos, pero aumentar los impuestos, sobre impuestos que no se cobran, es una especie de contrasentido". Resumió Menem que "me parece buena la actitud del señor presidente de la nación de asumir la responsabilidad de seguir gobernando hasta el 10 de diciembre y nosotros no tenemos ningún inconveniente en seguir dialogando, conversando, como realmente corresponde, para ver qué aporte se puede hacer, pero, reitero, sin comprometernos en medidas de corte netamente antipopular".

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS