Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
'CUMBRE' EN PEKÍN

Ayuno al aire libre

"El pueblo chino le recibe", rezaba en ruso una pancarta sostenida anoche por un grupo de jóvenes en el centro mismo de la plaza de Tiananmen. Era la segunda noche que pasaban cerca del monumento a los Héroes de la Revolución. Se trajeron de sus dormitorios sacos de dormir, botellas de agua y libros y un compromiso común de iniciar un ayuno de alimentos sólidos hasta que el Gobierno se decidiera a aceptar un "diálogo sincero" con el movimiento autónomo estudiantil nacido hace casi un mes.Charlaron entre sí, escucharon a algunos de los cabecillas del movimiento, nombres ya famosos, como los de Wuerkaixi o Zhang Jiung, y cargaron pilas de ilusión conscientes del poder de arrastre y de simpatía que lentamente van adquiriendo entre amplios sectores de la población no solamente entre los intelectuales y la Prensa. "El Gobierno nos tiene miedo", confesaba un alumno de tercer año de español del Instituto de Lenguas Extranjeras de la Universidad de Pekín.

A las tres de la madrugada el alcalde de Pekín, Chen Xitong, y varios representantes del partido se dejaban caer por la plaza para intentar persuadir a los huelguistas indicando que su acción puede dañar el prestigio del país en vísperas de la visita de Mijail Gorbachov. Su presencia duró un instante. Fueron despedidos con abucheos. Al alba, en los mástiles frente al monumento ondeaban con orgullo enseñas rojas representativas de las numerosas universidades que toman parte en la protesta. "No queremos derrocar al Gobierno, queremos sólo democracia. No somos delincuentes. Los que aman a la patria no tienen nada que ver con la delincuencia", afirmaba al mediodía un muchacho recién llegado de la Universidad de Tienjin, a más de cien kilómetros al sureste de Pekín.

Por la tarde, el Gobierno invitaba a un diálogo que iba a iniciarse más tardé entre miembros del secretariado del partido comunista y representantes de más de treinta universidades. Los estudiantes pidieron que fuera televisado en directo, pero las autoridades accedieron a dar una breve información del mismo en el último telediario nocturno. Los estudiantes insistieron en el reconocimiento legal del nuevo movimiento autónomo, el respeto al artículo 35 de la Constitución sobre el derecho de libertad de reunión, asociación y expresión y la discusión abierta sobre los éxitos y defectos de los 10 años de reforma. Por la otra parte, Yan Ming Fu, miembro del secretariado del partido, recalcó que el Gobierno quiere dialogar con los estudiantes y con los demás sectores sociales para que la reforma política avance al compás de la reforma económica.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 15 de mayo de 1989