Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una cuestión de dimensiones

M. M., España dispone en la actualidad de un único teatro estable de ópera con dimensiones adecuadas para los necesarios montajes escénicos y con un foso de orquesta suficiente. Se trata del Gran Teatro del Liceo de Barcelona. En Madrid se celebra una reducida temporada de ópera en el teatro de la Zarzuela, cuyo foso original fue reformado. No obstante, las dimensiones de su escenario son reducidas.

El teatro Real dispondrá tras la reforma de un escenario principal con 18,42 metros de boca, 35,30 metros de ancho total y 19,55 de fondo. La altura interior del escenario principal, fruto de una de las reformas que sufrió es de 52,92 metros de altura desde el nivel de escena y, por debajo, tiene una profundidad de 24,52 metros.

El escenario del teatro de la Zarzuela tiene una boca de 11,50 metros de ancho, un ancho total de 21,50 metros y un fondo de 13,85. La altura interior desde el nivel de escena es de 25,70 metros.

El futuro teatro de la Maestranza de Sevilla dispondrá de una boca escénica de 18 metros, un ancho total de 33, un fondo de 19,50 y una altura interior desde el nivel de escena de 24,70 metros.

En cuanto al Liceo de Barcelona, dispone de un ancho de 14,50 metros en la boca del escenario, un ancho total de 25,50, un fondo de 17 metros y una altura interior desde el nivel de escena de 23.50 metros.

Para este teatro, que cuenta con una maquinaria anticuada, se ha elaborado un proyecto de reforma, obra del arquitecto Ignasi de Solà-Morales, que prevé la ampliación del edificio para, entre otras cosas, albergar más adecuadamente las dependencias administrativas del teatro. La reforma del Liceo no está orientada hacia la fecha de 1992, sino que sería concluida posteriormente. El proyecto, que incluye la expropiación y derribo de viviendas próximas, ha despertado la oposición de los afectados y de otros colectivos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 26 de abril de 1989