Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

España dispondrá en 1992 de centros operísticos en Madrid, Barcelona y Sevilla

La Administración invertirá 5.800 millones de pesetas en las obras de reforma del teatro Real

MANUEL MUÑOZ, España pasará en tres años de tener un único teatro de ópera en condiciones, el Liceo de Barcelona, a disponer de tres. Las nuevas salas son el teatro de la Maestranza de Sevilla, actualmente en construcción, y el teatro Real de Madrid, cuyas obras de acondicionamiento, que están ya en fase de licitación, supondrán una inversión de 5.800 millones de pesetas. Para el próximo 17 de mayo está prevista la apertura de plicas de admisión previa al concurso de adjudicación de la maquinaria.

El teatro de la Maestranza de Sevilla, cuya construción supone una inversión total de 3.361 millones de pesetas, realizada por instituciones andaluzas y centrales, estará terminado a principios de 1991 y es obra de los arquitectos Luis Marín y Aurelio del Pozo. Es fruto de una conversión del proyecto inicial de auditorio en un centro multiuso que permitirá la representación de óperas con unas excelentes condiciones escénicas y también las funciones teatrales y los conciertos.La idea de edificar un teatro únicamente concebido para la ópera con motivo de la Expo 92, propugnada por el Ministerio de Cultura, no prosperó y se optó al final por una solución mixta. La gestión del teatro de la Maestranza corresponderá a la Expo 92 hasta que concluya la muestra.

El proyecto de reforma del Real de Madrid para reconvertirlo en teatro de ópera también está orientado hacia la fecha mágica del 92, pues está previsto que se inaugure el 12 de octubre de ese año. Sustituirá en este cometido al teatro de la Zarzuela, insuficiente por sus dimensiones para albergar las grandes producciones europeas. Junto al ingreso de pleno derecho en la CE España comenzará a contar con varios escenarios de ópera, como es habitual en los países desarrollados, y ello irá acompañado de una mayor actividad operística que la actual.

El teatro Real se inauguró en 1850. Desde 1925, en que se cerró porque amenazaba ruina, el Real no se ha vuelto a dedicar al uso para el que fue inicialmente concebido: las representaciones de ópera. Se iniciaron diversas obras de reforma y restauración. Durante la guerra estalló un polvorín instalado en el teatro, que produjo importantes destrozos en el edificio. Después de otros intentos de restauración, en 1966 se reconstruyó y convirtió en sala de conciertos, bajo la dirección del arquitecto José Manuel González-Valcárcel, que conservó toda la estructura del edificio como teatro de ópera.

'Padre' de dos reformas

Es ahora también González-Valcárcel quien dirige la reconversión del Real, con la colaboración de los arquitectos Jaime González-Valcárcel, hijo de aquél, y Miguel Verdú. Ya han sido desmontadas las butacas de patio y el órgano ha sido cedido por el Ministerio de Cultura a una sociedad musical vasca.

La compleja maquinaria escénica descrita en el proyecto sale a concurso en 2.200 millones de pesetas y se prevé que esté construida e instalada en dos años. Se está redactando el pliego de adjudicación de la iluminación escénica, evaluada en 550 millones de pesetas. Posteriormente saldrá a concurso la obra civil en 3.050 millones de pesetas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 26 de abril de 1989