Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
ARTISTAS Y FRAUDE FISCAL

Un proceso de dos años

EL PAÍS "Yo tendría que estar subvencionada por el Gobierno. Una hace más en 20 días por su país que un ministro en dos años", declaraba Lola Flores a un semanario en 1985, dos años antes de que comenzase el proceso que concluyó ayer con la absolución de la cantante. El 24 de marzo de 1987, la Fiscalía de Madrid se querelló contra Lola Flores y su marido, Antonio González Batista, El Pescaílla, por presunto delito fiscal, a raíz del expediente instruido por Hacienda en el que se reclamaba a la cantante una cantidad superior a los 52 millones de pesetas por la cuota acumulada del impago de los impuestos no declarados entre 1982 y 1985. Según el fiscal Luis Jordana de Pozas, la sanción tributaria y los intereses de la demora elevaban su deuda a algo más de 100 millones de pesetas.

El 6 de abril, el matrimonio presentó declaración por separado ante Juzgado de Instrucción número 20 de Madrid, acompañados por sus abogados Pedro Julián Romero y José María Stampa Braun. El 8 de octubre del mismo año, la juez de instrucción Felisa Atienza ordenó el procesamiento de Lola Flores y decretó su libertad provisional sin fianza como presunta autora de cuatro delitos fiscales y contra la Hacienda Pública. La resolución calculaba sus ingresos brutos en más de 196 millones de pesetas.

Separación de bienes

Teniendo en cuenta el régimen de "absoluta separación de bienes" de la pareja, el procesamiento se circunscribió sólo a la cantante quien manifestó que ignoraba que tuviera obligación de presentar declaración, a lo que la fiscalía replicó que ya había sido objeto de inspección fiscal entre 1979 y 1981.

Para asegurar las posibles responsabilidades pecuniarias, impuso una fianza de 145 millones de pesetas que tendría que depositar para no ingresar en prisión. La Faraona no pagó la fianza requerida y el 23 de octubre designé ante el juzgado un terreno y un piso de su propiedad para que fueran embargados. El 12 de diciembre, se informaba de la venta de su piso en la madrileña calle de María de Molina.

El 30 de mayo de 1988, la Audiencia Provincial de Madrid confirmaba el procesamiento de La Faraona y consideraba responsable civil subsidiario a Antonio González, El Pescaffia. El 1 de julio, el fiscal Luis Jordana de Pozas pedía dos años y un mes de cárcel para Lola Flores y una multa de 96 millones de pesetas y una indemnización de 52.192.801 pesetas, importe. del fraude cometido entre 1982 y 1985.

Poco antes de que se iniciase el juicio, el 13 de marzo de 1989, la cantante declaraba que no tenía miedo. "Soy muy vieja para ir a la' cárcel" Hoy, lo único que quiere, es saber la cantidad que tendrá que pagar a Hacienda.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 29 de marzo de 1989