Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
ECOLOGÍA

Dentenidas seis activistas de Greenpeace por penetrar en un vertedero de residuos tóxicos

La Guardia Civil detuvo ayer a seis activistas de la organización internacional Greenpeace que penetraron en el vertedero que la empresa Inquinosa, dedicada a fabricar el pesticida lindano, tiene en Sabiñánigo (Huesca). Con la operación pretendían paralizar la descarga de bolsas de residuos que luego son enterradas. A media tarde de ayer las activistas, procedentes de varios países, fueron puestas en libertad con la obligación de acudir hoy a declarar en Huesca.

Una vez dentro del recinto, al que accedieron saltando la verja con un equipo de montañismo, dos de las activistas se encadenaron al camión que transporta los residuos y a la máquina excavadora, consiguiendo paralizar la descarga. El resto se sentó encima de las bolsas que contienen el hexaclorociclohexano (HCH), residuo altamente tóxico de la fabricación del lindano.

Tras varias horas de ocupación, las seis mujeres anunciaron que depondrían su actitud si el director de la fábrica accedía a entrevistarse con representantes de la organización Greenpeace, a lo que se negó. Tres coches de la Guardia Civil acudieron al lugar y los agentes procedieron a detener a las seis ecologistas.

Greenpeace realizó diversos análisis en unos laboratorios independientes del Reino Unido el pasado mes de diciembre de muestras recogidas en varios puntos de la zona presuntamente contaminada.

Contaminación en el Gállego

Los resultados, dados a conocer recientemente, demuestran, según la citada organización, que el agua que se vierte desde el vertedero al barranco de Bailín y que va a parar luego al río Gállego contiene un nivel de HCH de 3,17 miligramos por litro, más de lo permitido por la normativa comunitaria, que lo fija en un máximo de 2 miligramos por litro. Según declaró el responsable para España de Greenpeace, Xavier Pastor, "toda la zona es en sí misma un residuo tóxico y peligroso, por lo que las autoridades deberían obligar a que se llevase a cabo una operación de descontaminación".Tanto Greeripeace como la Asociación de Defensa del Pirineo Aragonés han realizado campañas de denuncia contra los vertidos de Inquinosa por contaminar las aguas del río Gállego. El pasado mes de noviembre la Comunidad Europea dio un ultimátum al Gobierno español para que se solucionase dicho problema. La empresa ha tomado algunas medidas, insuficientes en opinión de los ecologistas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 16 de marzo de 1989