Crítica:
Crítica
Género de opinión que describe, elogia o censura, en todo o en parte, una obra cultural o de entretenimiento. Siempre debe escribirla un experto en la materia

Impotencia creativa

La habitual inclinación a la queja que lleva consigo el estreno de toda comedia del actual cine italiano, al recordar, inevitablemente, los magistrales logros de esta cinematografia en dicho género, vuelve a demostrarse que no es un falso pesimismo ni una demostración agorera. La queja se convierte en certeza ante la visión de Mi hermana está pirada, echando por tierra la esperanza al leer sus títulos de crédito.En ellos figuran los veteranos guionistas Leo Benvenuti y Piero de Bernardi, que desde 1955, cuando colaboraron en el guión de Amici per la pelle, dirigida por Franco Rossi, han formado equipo en varias decenas de filmes cómicos de sátira virulenta, formando parte, junto a Mario Monicelli, Dino Risi, Steno, y Pietro Germi, de los más significados representantes de la denominada y muy apreciada comedia a la italiana, además de haber cultivado, en ocasiones, el drama.

Mi hermana está pirada

Dirección: Carlo Verdone. Guión: Carlo Verdone, Leo Benvenuti y Piero de Bernardi. Fotograria: Danilo Desideri. Música: Fabio Liberatori. Producción: Mario y Vittorio Cecchi Gori. Italia, 1987. Intérpretes: Carl. Verdone, Ornella Muti, Elena Sofia Ricci, Mariángela Giordano, Galeazzo Benti. Estreno en Madrid: cine Alcalá Palace.

Pero esta esperanza pronto desaparece, nada más iniciarse el filme, ante la amenaza, casi omnipresente, de Carlo Verdone, en funciones de director, actor protagonista y copartícipe en el guión, y la escenografia, con los ya citados ilustres Benvenuti y De Bernardi, de esta fracasada comedia, Io e mia sorella, en su título original, realización que en ningún momento encuentra su tono, como demuestra su desorientado doblaje. Muy viejos recursos cómicos, abortados en sus inicios, en lugar de ser explotados, y un desequilibrio genérico y de ritmo, hunden a la película en el desinterés más absoluto, mientras su acción salta de Spoleto a Budapest, y también, con mayor brevedad, a la británica Brighton.

Inexpresivo

Tampoco destaca Verdone como actor, pues a pesar de su gesticulación es inexpresivo, no tiene chispa para la comicidad y es poco convincente en su presunto patetismo de complaciente, sufrido y amoroso hermano de la atrevida protagonista. Papel, el de la hermana, interpretado sin pena ni gloria por la que fuera reclamo carnal en la pasada década, Ornella Muti, cuya belleza, al igual que la comedia italiana, ha vivido momentos de mayor lozanía, como se evidencia en esta fallida y aburrida película.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS