Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

"Nadie piensa en rendirse en Kabul", dice Shevardnadze

El ministro soviético de Exteriores, Edvard Shevardnadze, afirmó ayer que ha llegado a un "importante acuerdo" con Pakistán para impulsar una solución política en Afganistán. Sin embargo, dijo que no pudo lograr del Gobierno de Islamabad, ni del principal aliado de éste, EE UU, un compromiso para bloquear el suministro de armas a la guerrilla a cambio de que la URSS deje de ayudar militarmente al régimen de Najibulá. Shevardnadze advirtió que "nadie piensa en rendirse en Kabul" y dejó Pakistán sin ver a los líderes de la resistencia.

MÁS INFORMACIÓN

La primera ministra paquistaní Benazir Buttho, por su parte, sugirió tras el regreso del ministro soviético a Moscú que todo intento de conseguir un acuerdo de Gobierno para Afganistán que incluya al actual régimen está condenado al fracaso."Hoy ya no hay soldados soviéticos en Kabul y en una semana no habrá tropa alguna de la URSS en Afganistán... La retirada obedece al deseo de la mayoría de la comunidad internacional. Ignorarlo habría sido ir contra nuestros principios políticos", destacó Shevardnadze. Minutos después, tampoco dudó en señalar que de no llegarse a una solución política y de producirse "nuevas complicaciones e interferencias" en los asuntos afganos, "la URSS tiene obligaciones y un tratado de asistencia" con ese país vecino.

Shevardnadze restó importancia a no haberse encontrado con los líderes de los siete partidos de la alianza muyahidin que se desplazaron ayer a Is1mabad ante la posibilidad de una entrevista. Señaló que los canales de información con éstos son permanentes y les hizo una clara advertencia: "Nadie piensa en rendirse". Los muyahidín esperaban que Shevardnadze hubiera venido con una oferta de abandono del apoyo soviético a las personas más destacadas del régimen de Kabul.

En este sentido, criticó a los gobiernos occidentales que han decidido cerrar sus embajadas en al capital afgana. "No habrá pánico en Kabul. La situación en la ciudad es comparativamente normal y la población tiene suficientes víveres", señaló.

Los diarios paquistaníes dan una idea muy distinta de la "normalidad" de Kabul. El domingo todos informaron en portada de la llegada a Nueva Delhi de la mujer e hijos del primer ministro afgano y del continuo arribo a India de los familiares de los altos funcionarios gubernamentales.

En la conferencia de prensa con que dio por finalizada la primera visita oficial de un ministro de Asuntos Exteriores soviético a la República Islámica de Pakistán, Shevardnadze indicó que el acuerdo alcanzado en este día de 36 horas de duración fue el compromiso de ambos países para impulsar el establecimiento en Kabul de ese Gobierno de amplia base en el que estén representadas todas las partes afganas de forma "igualitaria".

Según el ministro, para que haya paz "no puede haber exclusivismos" y desde el gobernante Partido Popular Democrático de Afganistán (PDPA) a los integristas suníes y shiíes, pasando por el ex rey Zahir Shah, todos deben estar representados en el nuevo Gabinete. "Si lograr la representación de todos es difícil, tal vez será útil recoger la idea de Mijail Gorbachov de celebrar una conferencia internacional sobre Afganistán", añadió.

La defensa de Shevardnadze del anciano Zahir Shah. llega a sólo dos días de que los muyahidín más moderados presentaran una propuesta a la Alianza para que el ex rey encabece un consejo supremo al que se supeditarían los demás organismos afganos.

[El rey reiteró en Italia, donde vive exiliado, su disposición a promover la unidad nacional y servir a su país "sin ninguna exigencia ni condición previa", informa France Pressel. Por el contrario, en unfino lenguaje diplomático, Shervardnadze arremetió contra los extremistas: "Todos esos que dicen hablar en nombre de todos los afganos deben de pensar seriamente en sus gentes y en su destino".

Sebgatula Mojadedi, actual presidente de la Alianza y uno de los tres líderes moderados, logró el domingo una importante victoria al firmar un acuerdo con los líderes de los refugiados afganos en Irán, después del fracaso del extremista Gulbudin Heckmatiar. El acuerdo permitirá a la comundiad shií -alrededor de un 10% del total de la población afgana- estar representada en el shura. Este consejo consultivo de 519 miembros se reunirá el próximo día 10 en Rawalpindi (Pakistán) para elegir el Gobierno de transición.

Confusión en la frontera

Junto al puente de La Amistad, en la frontera soviético-afgana, los mandos militares sovieticos seguían sembrando la confusión sobre la estrategia y fecha final de la retirada, informa Pilar Bonet.

Un portavoz militar aseguraba que en la mañana de ayer habían cruzado la frontera 30.000 hombres, y ése era el total evacuado durante la segunda fase prevista por los acuerdos de Ginebra. Otro portavoz explicaba, no obstante, que 30.000 hombres era la cifra total de evacuados al final del día de ayer. En cambio, el coronel Vadim Soloviov, que había llegado con la columna que ayer cruzó la frontera y regresaba de nuevo a Afiganistán por la tarde, disentía de esas cifras y creía que quedaban "muy pocos hombres" en Afganistán.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 7 de febrero de 1989

Más información

  • El ministro de Exteriores soviético deja Pakistán sin entrevistarse con los líderes guerrilleros