Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Estados Unidos descubre a Goya

El pintor aragonés será también la estrella de un musical en Broadway

De Cristóbal Colón y el 500º aniversario del Descubrimiento no se dice aún ni palabra, pero Francisco de Goya y el manchego Pedro Almodóvar, que también tiene algo de goyesco, triunfan estos días en Estados Unidos. El genial pintor aragonés, con la exposición Goya y el espíritu de la Ilustración, recién inaugurada en el Museo de Bellas Artes de Boston, que en mayo se trasladará al Metropolitan Museum de Nueva York, y que está destinada a convertirse en una de las grandes muestras artísticas del año. Y para 1990 habrá un musical de Broadway dedicado a Goya.

Y el director de cine triunfa porque su Mujeres al borde de un ataque de nervios ha ganado 2,5 millones de dólares en las primeras 10 semanas de exhibición, bastante restringida, ha obtenido el Premio de la Crítica Extranjera en Nueva York y se sitúa como una seria candidata a un oscar de la Academia de Hollywood como mejor película extranjera. La meca del cine, asegura la revista Time esta semana, se arrodilla ante Almodóvar, a quien se compara con Fellini o lo mejor que le ha ocurrido al cine europeo desde Fassbinder.Y la companía discográfica Columbia anuncia para el 28 de febrero el lanzamiento de un longp1ay sobre Goya con las 13 canciones que integrarán un musical sobre Goya que prepara Broadway, siguiendo la tradición de Evita o Jesucristo superstar. Plácido Domingo y Dionne Warwick son los artistas del disco, con música compuesta por Maury Yeston.

Aunque las majas no han venido a Boston, 130 óleos, dibujos y grabados de Goya han sido recibidos en Massachusetts como una soberbia exposición que demuestra la universalidad de Goya. Miles de personas recorren a diario las salas del Museo de Bellas Artes -uno de los mejores de EE UU-, que albergan, desde el 18 de enero, la exposición preparada por el director del Museo del Prado, Alfonso Pérez Sánchez, y la experta en Goya, norteamericana y conservadora del museo bostoniano, Eleanor Sayre. El Prado madrileño fue la primera escala, el pasado otoño, de esta muestra, con obras procedentes de todo el mundo, de Brasil a Budapest, colecciones privadas e instituciones públicas.

Preludio de la era moderna

"El público comprenderá a través de esta exposición que la Ilustración, con todas sus contradicciones, es el preludio de la era moderna en la que vivimos, una época en que la preocupación ilustrada continúa muy viva", asegura Eleanor Sayre. La exposición, posible gracias a fondos del banco Manufacturers Hannover de la Bolsa de Nueva York y del Banco Central, es lo más parecido, según la revista Time, que esta semana le dedica dos páginas, a una retrospectiva de Goya que nunca ha tenido lugar.El crítico del semanario asegura que la muestra prueba que el pintor, por encima de su oscurecimiento romántico goyesco, fue un auténtico ilustrado inmerso en los valores del pensamiento liberal y no sólo un solitario fantasioso que hacía sardónicos retratos de corte. "Aunque los republicanos -Bush lo hizo continuamente durante la campaña- han corrompido el ambiente en EE UU presentando el liberalismo como algo de lo que hay que avergonzarse, las convicciones de Goya, tan apasionadamente mantenidas, todavía testimonian que la conciencia liberal", escribe Time, "ha sido la mejor esperanza del hombre occidental en los pasados 200 años".

El crítico de arte del semanario califica a Goya de "primer escéptico del arte y antecesor titánico del surrealismo", para concluir que el pintor de Fuendetodos se acerca como ninguno otro en la historia a la idea imposible de pintor universal.

Los norteamericanos pueden admirar en Boston los retratos de Jovellanos, de la condesa de Chinchón, de Fernando VII y de Floridablanca, un autorretrato del pintor de 1773, Brujas en el aire, la adopción de la Constitución de 1812, los dibujos de la serie Caprichos, Disparates, Desastres de la guerra y sus últimos dibujos en el exilio en Burdeos. "El de Fernado VII es uno de los retratos más malvados del mundo", afirmó Eleanor Sayre, que sugirió en Boston que "quizá Goya sólo pintara el fondo y otro artista al monarca. Cuando se lo dije al rey Juan Carlos en Madrid, se desternilló de la risa", explicó Sayre.

El museo de Boston, además de conferencias sobre Goya y su época, ofrece junto a la exposición las películas Tasio, de Montxo Armendáriz, y El Sur, de Víctor Erice.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 27 de enero de 1989