Miguel Marías nuevo director general del Instituto de la Cinematografía

El crítico y ensayista era director de la Filmoteca Española

El Consejo de Ministros de ayer, viernes, aprobó el nombramiento de Miguel Marías, madrileño de 41 años, como nuevo director del Instituto de la Cinematografía y de las Artes Audiovisuales (ICAA) en sustitución de Fernando Méndez-Leite, que presentó su dimisión el pasado día 9, según manifestaciones suyas por encontrarse en desacuerdo con la orientación que se está dando a la nueva legislación reguladora de la cinematografía española que prepara el Ministerio de Cultura. El madrileño Miguel Marías era hasta ayer el director de la Filmoteca Española.

Más información

El nuevo director del lCAA, Miguel Marías, nació en Madrid el 26 de diciembre de 1947, está casado y tiene cuatro hijos. Desempeñaba hasta su nombramiento como nuevo director general del ICAA, la dirección de la Filmoteca Española. Fue promovido a este cargo por Méndez-Leite el 3 de noviembre de 1986.Miguel Marías, en declaraciones efectuadas anoche a este periódico, afirmó que asumía este cargo "sin poseer ninguna ambición política ni administrativa Lo que realmente me gustaría seguir haciendo", continuó, "es eltrabajo que me veo obligado a abandonar en la Filmoteca".

Persona dedicada desde hace 22 años al estudio del cine, fue crítico y colaborador de varias revistas especializadas, entre ellas las españolas Nuestro Cine Dirigido por..., Casablanca y Manhattan. Colaboró también en la revista peruana Hablemos de Cine y en la colombiana Ojo al Cine. Fue crítico en el diario El Noticiero Universal de Barcelona y comentarista de cine en Radio Nacional de España. Es traductor de libros de cine, como Cinco guiones e: Introducción a una verdadera historia del cine, de Jean Luc Godard. Tambien es autor de guiones televisivos de las series de TVE Ficciones y Los libros, entre los que él prefiere el dedica do a Platero y yo.

Marías manifestó que desde su nuevo cargo trabajará "para intentar que el cine español funcione lo mejor posible, dentro de sus inevitables limitaciones".

A pesar de sus largos años de crítico de cine, Marías nunca pensó en dirigir películas: "Considero que la actividad crítica da soltura a la hora de dedicarse a la produción de películas y permite alcanzar facilidad en el análisis y la elección adecuada de guiones cinematográficos. Además" agregó, "por mi vocación de economista me seduce la idea de plantear la producción como un fin encaminado a obtener el máximo de beneficio con el mínimo de gasto".

Preguntado sobre su posición en el polémico asunto de las subvenciones al cine, que es uno de los aspectos más controvertidos de cuantos el nuevo director del ICAA habrá de afrontar inmediatamente, dice: "Personalmente, si alguna vez me decidiera a hacer una película, la realizaría con un presupuesto modesto y sin solicitar subvención".

El nuevo director del ICAA,aunque prefiere no entrar en de talles hasta que haya tomado po sesión de su cargo, afirmó que "las subvenciones no van a desa parecer, y aunque no puedo pro meter que vaya a solucionar to dos los problemas del sector, in tentaré hacer todo lo que está en mi mano para encarrilarlos. Y pretendo hacerlo en colaboración con todos los sectores de la industria y la profesión del cine de los que espero que cooperen a su vez conmigo".

"Estoy dispuesto a hablar con los sectores involucrados en la industria cinematográfica, pero una ley no se puede hacer mediante procedimientos asamblearios. Cuando tenga claro cuáles pueden ser las mejores soluciones, habrá consultas con todos esos sectores, y éstas no solo de mero tramite. Me gusta discutir las cosas, y estoy dispuesto a dejarme convencer por razones, siempre que sean razones. Por otro lado, el económico no es el único problema que tiene sin resolver nuestro cine. Hay otros"

Preguntado por qué ha aceptado sustituir en su cargo a Méndez-Leite, cuando es público y notorio que ha sido su más íntimo colaborador en la dirección del ICAA, su respuesta es lacónica: "Precisamente por eso".

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0023, 23 de diciembre de 1988.