Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Falla un sangriento atentado contra el ministro de Defensa colombiano

Un grupo no identificado de terroristas intentó, sin resultado, asesinar al ministro de Defensa, general Manuel Jaime Guerrero Paz, en la noche del pasado martes. El atentado con dinamita se produjo a dos calles de la sede del ministerio y causó la muerte a tres de los escoltas del general. Los terroristas colocaron una carga de 10 kilos de dinamita que accionaron con un temporizador conectado a cables eléctricos. El impacto de la explosión destruyó totalmente una de las camionetas en que se movilizaban los escoltas. Un error de cálculo, de apenas unos segundos, salvó la vida del ministro. La explosión ocurrió a las 20.30 horas, cuando el general regresaba a su casa.El grupo guerrillero Ricardo Franco (escisión de las FARC) reivindicó el atentado a través de llamadas telefónicas a los medios de comunicación. Hace dos años, este comando desapareció, tras asesinar a 180 de sus militantes acusándoles de ser infiltrados del Ejército. Sin embargo, este mismo grupo envió ayer una carta al diario El Tiempo en la que acusaba del atentado a las FARC. Hasta el mediodía de ayer nada se había podido aclarar. Circularon incluso versiones que señalan a grupos de extrema derecha como los responsables del acto terrorista. Un atentado similar fue realizado en octubre del año pasado contra la sede del Ministerio de Defensa.

El general Guerrero Paz tornó posesión corno ministro de Defensa hace apenas 13 días. Reemplazó al general Rafael Samudio, quien renunció tras romper una oferta de diálogo del Gobierno con un llamamiento a todas las Fuerzas Armadas a arrasar a la guerrilla. Guerrero Paz ha sido el único ministro de Defensa en Colombia que ha reconocido públicamente la existencia de los grupos paramilitares. En una declaración reciente, los señaló, junto con la guerrilla, como los causantes de la desestabilización del país.

Duro golpe a la paz

El atentado al general Guerrero Paz es un duro golpe para la paz en Colombia. "Estos actos están provocando la reacción nazi-fascista", dijo el ministro de Justicia, Guillermo Plazas Alcid. El presidente de la Cámara de Representantes, el conservador Francisco José Jattin, aseguró que en Colombia no se debe seguir hablando de acuerdos de paz: "Debe hablarse de una respuesta militar a lo que está ocurriendo en Colombia". El presidente del Senado, el liberal Ancizar López, por su parte, aseguró que el atentado demuestra que el proceso de paz del Gobierno de Virgilio Barco no ha dado resultados y debe ser reestructurado.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 24 de noviembre de 1988