Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Persisten los desequilibrios militares en Europa, según el IISS

Los desequilibrios y asimetrías entre las fuerzas de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) y el Pacto de Varsovia permanecen inalterados tras la firma, en diciembre de 1987, del tratado de eliminación de los misiles de alcance intermedio (INF), según el informe anual del Instituto Internacional de Estudios Estratégicos (IISS), de Londres.

El IISS, en su última edición de The Military Balance (El Equilibrio Militar), presentada ayer en Londres, señala que las reducciones pactadas en el tratado INF se están llevando a la práctica y que los procedimientos de verificación han comenzado a aplicarse sin problemas aparentes. Pero persiste la modernización de las fuerzas nucleares de más corto alcance y de las fuerzas convencionales de las dos superpotencias.The Military Balance 1988-1989 presenta un resumen de las fuerzas armadas de todos los países del mundo, y a la hora de analizar la situación en las zonas de los pactos atlántico y de Varsovia señala que "una agresión militar general en Europa sigue siendo una opción de alto riesgo, en la medida que permanece la posibilidad de una escalada nuclear", como ya se mencionara en ediciones anteriores de este informe anual.

El informe apunta que, a pesar del progreso hacia un tratado entre EE UU y la URSS sobre reducción de armas estratégicas (START), los arsenales nucleares de ambas superpotencias han proseguido su proceso de modernización, incluyendo, en el caso soviético, un mayor despliegue de los misiles balísticos intercontinentales móviles.

El informe señala que los acontecimientos globales del pasado año "no han contribuido a mejorar el equilibrio de fuerzas", visto desde la OTAN, y que, en el caso del material militar, la situación, en todo caso, ha empeorado. "Parece que el umbral nuclear va a permanecer a un nivel demasiado bajo como para sentirse uno cómodo", señala el IISS, que añade que la historia no sugiere que la realidad del riesgo convencional sirva como garantía para prevenir los conflictos.

Sin ánimo defensivo

A la hora de analizar el desarrollo de las fuerzas en el Pacto de Varsovia, el informe señala que la capacidad convencional del bloque ha sufrido una modernización sostenida durante el pasa do año y que "no existe aún una estructuración, de las fuerzas, material o maniobras, en la línea que va del Atlántico a los Urales, que permita apoyar las declara ciones soviéticas de un nuevo pensamiento militar basado en conceptos defensivos o de razonable suficiencia". Al contrario, The Military Balance cree que las fuerzas con vencionales soviéticas en la línea fronteriza con la OTAN no están estructuradas con ánimo defensivo, sino de una manera "que favorece las operaciones rápidas, con preaviso, ofensivas (o contraofensivas)".

El análisis del último año permite afirmar a los autores del informe que tan sólo han existido desarrollos modestos en los sistemas de defensa de los países del Pacto de Varsovia, con excepción de la Unión Soviética.

El informe dedica este año especial atención a los problemas económicos de ambos pactos y considera que la presión del déficit en la balanza de pagos estadounidense permite descartar un incremento sustancial de sus fuerzas y armamento en Europa.

Las presiones presupuestarias arrojan sombras, según el IISS, sobre el futuro de la Iniciativa de Defensa Estratégica (SDI) norteamericana. El informe descarta además la posibilidad de cumplir el proyecto de contar con una Marina de 600 buques planeado por la Administración de Reagan.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 19 de octubre de 1988

Más información

  • El informe anual señala que el 'nuevo pensamiento' soviético no se ha materializado