Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Más de 300 expositores de 25 países participará en en el Liber 88

La sexta edición del salón del libro se inicia la próxima semana en Barcelona

El VI Salón Internacional del Libro (Liber 88), que se inaugurará el próximo día 28 en Barcelona, reúne a 322 expositores procedentes de 25 paises y cuenta con un presupuesto global de 130 millones de pesetas. Bajo el lema Protagonista, el librero, la actual edición analizará la problemática que atraviesa el sector de las librerías. En el recinto del Palacio de la Metalurgia, donde se desarrollará el Liber 88, se instalará una librería muy especial, la Librería 2001, que ofrecerá los últimos avances en decoración y equipamiento para este tipo de establecimientos. El ministro de Cultura, Jorge Semprún, inaugurará el salón y participará en una mesa redonda sobre La revista en España. Asistirá también el escritor William Golding, que pronunciará una conferencia sobre su obra.

La próxima edición del Líber cambiará de fechas: se celebrará del 27 de junio al 2 de julio de 1989 en Madrid. El cambio de fecha del salón, que tradicionalmente se celebraba a finales de septiembre o principios de octubre, justo antes de la inauguración de la Feria de Francfort, se debe a que "el salón ha alcanzado tal envergadura", según manifestó ayer en conferencia de prensa el presidente de la Federación de Gremios de Editores de España, Pere Vicens, que ya puede "independizarse" de la Feria de Francfort."Durante las primeras ediciones y para asentar el salón decidimos hacerlo justo antes de Francfort para relacionarlo de alguna manera con esta feria. Ahora, el salón ya tiene por sí mismo suficiente importancia. Además, el cambio de fecha permitirá la participación de muchos más editores, primero, porque la mayoría de los españoles están en septiembre en plena campaña de ventas de libros de texto; y, segundo, porque el Líber acaba justo tres días antes de que empiece Francfort, y resulta demasiado justo para las editoriales que deseen participar en ambos encuentros".

Participarán en la sexta edición del Líber editoriales de 25 países, entre ellos: la República Federal de Alemania, Gran Bretaña, Francia, Italia, Japón, Luxemburgo y una nutrida representación de los países latinoamericanos. España contará con una representación de las comunidades autónomas de Valencia, Cataluña, Madrid, Andalucía, Galicia, Navarra, Canarias, País Vasco, Baleares, Extremadura y Asturias. Checoslovaquia, Chile, Bulgaria, Irán y Suiza intervendrán este año por primera vez en el salón.

Los tres primeros días del salón estarán dedicados a los profesionales del sector y los dos últimos, el 1 y 2 de octubre, se abrirá al público. Aparte de la mesa redonda dedicada a las revistas, en la que intervendrá Semprún, se celebrará un encuentro de bibliotecarios, que estudiarán las nuevas tecnologías aplicadas a las bibliotecas, y una reunión de la Federación Internacional de Sociedades de Derechos Reprográficos,en la que se analizará la problemática de este sector, en especial aquello que se refiere al pirateo de fotocopias.

Tres mesas redondas tratarán el panorama actual de las librerías españolas. La primera estará dedicada a la publicidad y la promoción editorial desde las librerías; la segunda abordará el fomento de la lectura, bajo el lema La librería como impulsora de los hábitos de lectura, y la última estudiará la oferta editorial, el servicio de novedades, las devoluciones y las existencias en almacén.

Transición

"El Líber", explicó Pere Vicens, "no presentará grandes novedades; su principal función es la de mantener un diálogo permanente entre editores y distribuidores de diferentes países para tratar los problemas comunes". Vicens analizó brevemente la situación actual del libro en España, que definió como "en permanente transición". Las editoriales españolas, según Vicens, trabajan actualmente en la consolidación de sus posiciones tras el gran golpe sufrido con la quiebra del mercado latinoamericano, en 1980, que significó la reducción de las exportaciones en un 30% "El Mercado Común no es nuestro mercado natural a causa del idioma; nuestras ventas deben estar dirigidas a los 300 millones de hispanohablantes", dijo Vicens, y añadió que, después de aquella quiebra, los editores exportan menos, pero "aseguran sus cobros".

Otro problema que ha vivido el sector, según Vicens, es la aplicación del IVA a los libros, tras la entrada en la Comunidad Europea. "Nosotros pedimos IVA 0 en los libros y, además, medidas fiscales, como la desgravación por compra de libros, revistas, etcétera, en la declaración de Hacienda". "Son medidas", señaló el presidente de la Federación de Gremios de Editores de España, "que tienen como objetivo beneficiar al lector, el último eslabón de la cadena".

Paralelamente a la celebración del salón del Líber, se desarrollará un seminario sobre Tiradas cortas y su marketing específico, organizado por el Grupo de Editores Científicos, Técnicos y Médicos de la Unión Internacional de Editores, en el que participarán, entre otros, representantes de las universidades británicas de Oxford y Cambridge.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 22 de septiembre de 1988