Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Grave cogida de Manili en la plaza de Alinena

El torero revelación de la temporada Manuel Ruiz, Manili, de 36 años, resultó cogido en la cuarta corrida de feria en Almería. El pronóstico es de muy grave. Afortunadamente el toro de 507 kilos, de la ganadería del marqués de Albaida, no conectó con la femoral. Para el cirujano Luis Gómez Angulo, jefe de la plaza de toros de Almería, Manili tardará en recuperarse 21 días. El torero ingresó a las 22.15 de anoche en el hospital de Torrecárdenas situado a 2 kilómetros de la plaza. El torero llegó al hospital con el rostro desencajado por los efectos de la anestesia.El parte médico facilitado a las 22 horas en el momento que Manili abandonaba en ambulancia la plaza, indicaba una herida de asta de toro transversal de 10 centímetros en el tercio superior de la cara anterior del muslo derecho, con dos trayectorias ascendentes. Una oblicua hacia la cara anterior del abdomen y otra hacia región inguinal del mismo lado.

El parte señala que el conducto inguinal ha sido lacerado en su totalidad. Manili tiene rotura de los músculos rectos anteriores de la pared abdominal y contusión en la cara anterior de la vejiga. En la exploracion de cavidad abdominal se encuentran múltiples equimosis (hematomas) mesentéricos. Pronóstico muy grave.

Era la corrida de la sustituciones. Manili a Ojeda y Juan Mora a Rafi Camino. El cartel lo completaba Antoñete que fue el encargado de acabar con el quinto toro de la tarde que sorprendió cuando realizaba una faena con la muleta a Manili.

El apoderado del torero manifesto a primera hora de la pasada madrugada, telefónicamente desde la clínica donde se encuentra ingresado, que la cornada, siendo muy aparatosa -entró por la ingle y salió por el vientre-, ha pasado muy cerca de numerosas zonas vitales, pero no ha dañado ninguna. Según el apoderado, el cirujano que intervino quirurgicamente a Manili, le comentó: "La cornada es exactamente igual que la de Paquirri, solo que sin destrozos".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 26 de agosto de 1988