Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Confusión sobre la supuesta existencia de tráfico de niños para extraer órganos

Asunción / Madrid

Las afirmaciones del juez paraguayo Ángel Campos y de la Administración norteamericana, producidas en los últimos días, han creado la confusión en torno a un supuesto tráfico de niños destinado a alimentar bancos de órganos. Campos, que hizo su denuncia hace unos 10 días, se ratificó el pasado martes en ella, si bien matizó que sólo citó a Estados Unidos e Israel como ejemplos de países destinatarios de los bebés, y que, si tales bancos existen, "es imposible de probar", según France Presee.El magistrado dijo que el tráfico "podría también estar dirigido hacia Francia, la URSS o la República Federal de Alemania" y que el objetivo de su denuncia era "simplemente alertar a la población paraguaya y latinoamericana, la más afectada por esta situación, de los riesgos que pueden correr estos niños".

La Embajada de Estados Unidos en Madrid facilitó el martes una completa documentación en la que se asegura que el juez Campos autorizó a la representación diplomática norteamericana en Asunción a publicar una aclaración suya en la que se afirmaba que nunca dijo que los órganos de los niños pudieran ser utilizados para transplantes en EE UU y que no había acusado a ningún ciudadano norteamericano o citado alguna clínica estadounidense involucrados en esta macabra actividad. Sin embargo, Campos dice ahora que si bien fue citado en la embajada, en ningún momento se le pidió que se retractara.

Por otra parte, un informe de la subcomisión de Derechos Humanos de la ONU hecho público ayer en Ginebra (Suiza) asegura que oficiales argentinos se apoderados de niños, hijos de personas desaparecidas en Argentina en 1976 y 1977, y que encontraron refugio en Paraguay.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 18 de agosto de 1988