Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Diestros y público se manifiestan por la suspensión de una novillada

La novillada prevista para la tarde de ayer en I'Hospitalet acabó convirtiéndose en una manifestación en defensa de la fiesta taurina, después de que el acto fuera prohibido por la Generalitat, que argumentó una reciente reglamentación sobre protección a los animales.En la marcha participaron unas 400 personas, entre aficionados, diestros, picadores y mozos de cuadrillas, de un total de 800 que habían acudido a la plaza. Algunos participantes causaron destrozos en una oficina de la Generalitat.

En el transcurso de la manifestación, en la que participaron los novilleros previstos en el cartel, Ángel Lería y Manolo Porcel, así como los picadores, montados, y los caballos de arrastre, los aficionados corearon eslóganes tales como "Cataluña es España, la fiesta es nacional" y gritos contra Jordi Pujol, presidente de la Generalitat. La marcha finalizó frente a la oficina de Bienestar Social de la Generalitat, donde algunos aficionados taurinos acabaron destrozando los Vidrios ante la permisividad inicial de la Guardia Urbana y la total inhibición de la Policía Nacional, que no intervino.

La manifestación estaba encabezada por el teniente de alcalde de Seguridad Ciudadana del Ayuntamiento de I'Hospitalet, Roberto Ruiz, así como por el concejal del distrito, José Vicente Muñoz, ambos socialistas.

La novillada prevista debía de haberse celebrado en la plaza de toros portátil instalada en un descampado. Sin embargo, el acto había sido prohibido expresamente por el director general de Espectáculos y Juegos de la Generalitat, Xavier Civit, en una carta remitida al Ayuntamiento de I'Hospitalet la tarde del pasado jueves. A la mañana siguiente de recibirse la prohibición, el alcalde de l'Hospitalet, el socialista Juan Ignacio Pujana, remitió una carta urgente al conseller de Gobernación, Josep Gomis, reclamándole que autorizara la celebración de la novillada y advirtiéndole de que en caso contrario no se hacía responsable de los desórdenes públicos que pudieran producirse.

Protección a los animales

La argumentación esgrimida por la Generalitat para prohibir el acto se basa en el artículo cuarto, de la ley 3/88 de protección de los animales publicada por el Diari Oficial de la Generalitat el pasado mes de marzo. El citado artículo establece en su párrafo segundo que "quedan excluidas de la prohibición de uso de animales en espectáculos las fiestas de toros en aquellas localidades donde, en el momento de entrar en vigor esta ley, haya plazas construídas para celebrar dicha fiesta".Según el Ayuntamiento de I'Hospitalet, si se realiza una interpretación abierta de dicho articulado, la plaza de toros de La Florida puede considerarse dentro de estas características, ya que a pesar de estar construída con maderas y vallas metálicas permanece instalada en el lugar desde muchos meses antes de entrar en vigor la mencionada ley.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 10 de julio de 1988